El IFT aprobó a Grupo Televisa su plan de compartición de redes a otros operadores de televisión y le dio hasta el 19 de diciembre para publicar las tarifas o el regulador las hará públicas en su página de Internet.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) avaló a Grupo Televisa, en su carácter de agente económico preponderante, el plan con el que permitirá que otras empresas y los nuevos jugadores del negocio de la televisión puedan aprovechar su infraestructura para la transmisión o el transporte de señales de televisión.

El regulador informó en marzo a Televisa como agente económico preponderante en el industria de la radiodifusión, por lo que la televisora se vio obligada a diseñar un esquema en el que deberá permitir el uso de sus redes e infraestructura a terceros bajo tarifas accesibles y sin prácticas comerciales de discriminación.

Una de las acciones del IFT es emparejar el terreno para la entrada de nuevos jugadores al negocio de la televisión y volver más atractiva a la licitación de las cadenas de televisión, actualmente bajo concurso y donde participan oficialmente tres postores.

Grupo Televisa fue avisada el 12 de diciembre sobre esta aprobación y desde entonces cuenta con cinco días hábiles para presentar en Internet las tarifas que deberán sufragar los interesados en usar sus redes, de lo contrario, el IFT las hará públicas.

El viernes 19 de diciembre es la fecha límite para que Televisa publique el monto de las tarifas.

Las tarifas y el plan aprobado por el IFT tienen una vigencia de dos años contados a partir del 1 de enero del 2015.

El IFT estableció que Televisa no deberá condicionar la compra o contratación de un servicio adicional a cambio de que terceros puedan utilizar su infraestructura pasiva.

También fijó un convenio marco que establece condiciones jurídicas que regule los acuerdos de negocios que Televisa y los demás concesionarios lleguen a formalizar para el uso de esa infraestructura.

Analistas del sector de las telecomunicaciones han indicado que los nuevos operadores de televisión invertirían entre 600 millones y 800 millones de pesos adicionales en el despliegue de sus redes, si no contaran con la posibilidad de aprovechar la infraestructura pasiva de Grupo Televisa.

Con estas medidas, se evita que el agente económico preponderante incurra en prácticas anticompetitivas y se promueve el despliegue de la cobertura de los nuevos operadores de una manera más eficiente. Se otorga además certeza a los concesionarios solicitantes en la provisión de los servicios de compartición de infraestructura , señaló el IFT.

Esta aprobación significa que las nuevas cadenas tendrían en teoría menos preocupaciones por infraestructura en los principales mercados y pueden destinar más recursos a realizar o traer programación para los nuevos canales , comentó Jesús Romo, analista de la consultora Telconomia.

mac