Bruselas.- El Tribunal General de la Unión Europea confirmó la multa de 151 millones de euros (200.4 millones de dólares) impuesta a la compañía española Telefónica por abuso de posición dominante en el mercado de Internet por banda ancha.

La sanción fue determinada por la Comisión Europea en 2007, tras concluir que Telefónica había inflado los precios cobrados a sus rivales por alquilarles su infraestructura de Internet entre 2001 y 2006.

Eso impedía a las demás compañías ofrecer servicios ADSL a precios competitivos a los propuestos por Telefónica a sus clientes minoristas.

El caso fue destapado a raíz de una denuncia presentada en 2003 por el suministrador de Internet Wanadoo, actualmente integrado en Orange.

Telefónica recurrió la sentencia en mayo pasado, argumentado que Bruselas había cometido errores de base en su apreciación y que la compañía siempre ha respetado la normativa española para el sector.

No obstante, el tribunal europeo confirmó la multa al considerar que era probable que la conducta de Telefónica hubiese reforzado las barreras a la entrada y a la expansión en dicho mercado .

De no haber existido las distorsiones resultantes del estrechamiento de márgenes, la competencia habría sido más intensa en el mercado minorista, de lo que se hubieran beneficiado los consumidores en términos de precio, de elección y de innovación , señala la sentencia final.

apr