La transformación del mundo laboral tras la pandemia traerá diferentes retos para cada sector, siendo la tecnología una pieza clave en esta transición.

En entrevista para El Economista, José Luís Martínez, managing director de Citrix México, indicó el confinamiento social que ha mantenido a muchas empresas trabajando desde los hogares de sus empleados ha mostrado que existen formas exitosas de continuar operando fuera de la oficina con el apoyo de herramientas digitales.

“En Citrix vemos que surgirá un nuevo esquema de trabajo que será híbrido y combinará el trabajo en la oficina con el trabajo remoto y de esta manera la tecnología será la gran aliada de esta modalidad ya que requiere de mayor flexibilidad y de una experiencia de trabajo de excelencia. Será interesante seguir esta evolución que de alguna manera empieza a poner en las manos de los empleados la elección de cuál es el mejor lugar para trabajar y que nos llevará a ganar una mayor personalización de los espacios, tanto físicos como virtuales”, comentó el director de Citrix México.

Agregó que en la actualidad las tecnologías disponibles siguen ofreciendo a los empleados un margen de maniobra aún mayor para trabajar desde cualquier parte del mundo, sin que ello afecte a su productividad.

“Antes era muy fácil que la compañía donde trabajamos, el empleado llegaba, prendía su computadora y ahí tenía acceso a todas las herramientas necesarias para trabajar, ahora con la pandemia las empresas tuvieron que resolver cómo le proveían al empleado todas esas herramientas estando en su casa, en una cafetería o en cualquier otro lugar y poder acceder a la misma información o aplicativos que usaban antes”.

Asimismo, el directivo explicó que debido a que se espera a que la tendencia del trabajo remoto o hibrido se mantenga en los siguientes años, las empresas ahora en lugar de requerir más espacio físico se deberán invertir en ampliar los sistemas internos de seguridad para blindar la información de la empresa e incluso de los clientes.

“Al abrir la puerta para que el exterior entre a mi información como compañía también tengo que dotar a esta fuerza laboral con herramientas que además de ser sencillas y productivas sean seguras, porque el segundo gran hueco que se destapó con el trabajo de remoto es la seguridad de la información y de las aplicaciones”.

Estudio

De acuerdo con un estudio realizado por OnePoll en nombre Citrix en cinco países de América Latina, incluido México, se señala que a un año del inicio de la pandemia, tanto los trabajadores como los líderes han constatado los beneficios de los estilos de trabajo móviles y flexibles. Tanto así que el 21% de los mexicanos trabajaría para una empresa que le pague 5% menos de lo que recibe ahora, si le brindara la posibilidad de trabajar a distancia y le ofreciera un horario de trabajo flexible y el 16% aceptaría 10% menos de salario.

Además, el 77% de los mexicanos que laboran en una oficina preferirían trabajar de forma remota al menos parte del tiempo y al 69% les gustaría trabajar con un modelo híbrido, en el que puedan elegir si trabajar de forma remota o desde la oficina todos los días. Además, el 60% cree que después de la pandemia, las oficinas tradicionales se utilizarán para actividades específicas. Cabe mencionar que sólo el 20% quiere volver a una oficina todos los días.

Finalmente Citrix concluye en que el lugar de trabajo ha cambiado para siempre, de tal manera que es importante tomar en cuenta que para seguir maximizando los beneficios que trae la innovación en el lugar de trabajo, las empresas deben integrar tecnologías que brindan una experiencia unificada y segura. En este punto, el uso de plataformas tecnológicas centradas en las personas es vital para conducir a las empresas a un nivel de agilidad profesional que nunca antes habíamos visto.

alba.servin@eleconomista.com.mx