Estados Unidos publicó el texto completo del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés) que incluye 30 capítulos con 1,121 páginas, los programas de apertura de mercados y otros anexos y textos relacionados.

El conjunto de contenidos fue difundido en inglés por la Representación Comercial de Estados Unidos, estará el sábado disponible en español por la Secretaría de Economía de México y será traducido además al francés, aunque ninguna de esas versiones será la oficial, sino hasta que sea un documento firmado.

Estados Unidos suscribió 58 cartas paralelas con otros miembros del TPP, incluidas tres bilaterales sobre planes de consistencia en derechos laborales con Brunei, Malasia y Vietnam, los cuales están sujetos al mecanismo de solución de controversias, y una con México sobre el reconocimiento de indicaciones geográficas.

Las cartas paralelas tienen validez como criterios de interpretación o como obligaciones parciales entre dos o más Estados sobre la manera en que se entenderán las provisiones del acuerdo comercial.

Separadamente, los gobiernos del TPP lanzaron una declaración conjunta sobre la manipulación cambiaria (un asunto que no incluyó el acuerdo), en la que pactaron que no devaluarán sus monedas con el objetivo de impulsar las exportaciones.

Cada autoridad se abstendrá de devaluaciones competitivas y no influirá el tipo de cambio de su país con fines competitivos , establecieron en la Declaración Conjunta de las Autoridades de Política Macroeconómica de los países del TPP.

Los participantes divulgarán periódicamente información sobre las reservas de divisas y la intervención en los mercados cambiarios. Los datos sobre los flujos de capital y comercio exterior serán compartidos para ayudar a mejorar la estabilidad de los sistemas financiero y cambiario.

Los compromisos serán revisados en las reuniones de las autoridades de política macroeconómica del TPP, quienes se reunirán al menos una vez por año.

Sin embargo, los países del TPP no estarán sujetos a sanciones comerciales si no cumplen con abstenerse de participar en la llamada guerra de divisas .

Otra parte del acuerdo consistió en formar un grupo de funcionarios que considerará las políticas macroeconómicas y de tipo de cambio de cada país, especialmente los efectos de éstas entre los miembros del bloque, y publicará reportes, comunicados y otros documentos.

La dimensión más notable sobre la también nombrada devaluación competitiva ha sido el conflicto retórico entre Estados Unidos y China sobre la valoración del yuan.

[email protected]