Durante 20 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las exportaciones de México y el comercio total con Estados Unidos y Canadá prácticamente se triplicó, en el tema de exportaciones y comercio total se tiene un superávit de 90 mil millones de dólares para 2013.

Así lo aseguró en entrevista con Notimex, Raúl Urteaga Trani, coordinador general de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), luego de señalar que se tuvo déficit en la balanza agroalimentaria con Estados Unidos.

Explicó que en términos generales, antes de la puesta en vigor del TLCAN, en México existía déficit con Estados Unidos y hoy en día esto se revirtió, porque la balanza comercial total con el vecino país y Canadá empezó a ser superavitaria a partir del segundo año del acuerdo de libre comercio.

Sin embargo, en la balanza agroalimentaria, "tuvimos déficit, pero México es un país que viene crece, su tasa demográfica todavía está en porcentajes bastante altos, por lo tanto, la demanda de alimentos en este país es mucho mayor al crecimiento de la demanda".

Empero, nuestro país está dentro de los primeros 20 países productores de alimentos y está en el lugar 13 como país exportador de estos productos al mundo, dijo.

Urteaga Trani mencionó, "por condiciones climáticas, geográficas, de disponibilidad de agua, del territorio mismo, México no puede producir todos los alimentos que se generan en el mundo, pero sí producimos una buena cantidad y aquellos productos que no podemos producir los importamos".

Este tipo de acciones suceden en cualquier país del mundo, por lo que importamos productos y aplican el principio básico de la oferta y la demanda, "producimos y exportamos donde somos muy competitivos y adquirimos o importamos aquellos alimentos donde no somos competitivos y no podemos producirlos", dijo.

De esta forma, el TLCAN fue favorable para muchas áreas del sector rural, donde los productores de ganado son uno de los sectores ganadores, de los que se beneficiaron mayormente.

Refirió que 2013 fue un año bueno en general para la producción de alimentos en México, lo que sucedió es que los precios internacionales de algunos productos, particularmente maíz, sorgo y azúcar cayeron, pero esto no tiene nada que ver con la política comercial de México o con los tratados de libre comercio a nivel internacional.

El Tratado de Libre Comercio ayudó al sector rural a avanzar en la competitividad y entre los varios beneficios para México están la tecnología, de cooperación en diferentes áreas que propiciaron que los productores nacionales sean competitivos y que se incrementara la productividad por hectárea en diferentes productos, anotó.

hbr