México y Estados Unidos acordaron limitar las exportaciones mexicanas de autopartes más que las de autos, si el presidente Donald Trump decide imponer medidas restrictivas unilaterales a nivel mundial en el sector automotriz.

Ambos países convinieron fijar un cupo que toparía las exportaciones de autopartes de México libres de arancel a un nivel de aproximadamente 20% superior al valor actual de sus ventas externas de esos productos a Estados Unidos.

Otorgando un mayor margen, tal acuerdo permitiría a Estados Unidos establecer aranceles por “seguridad nacional” a las importaciones que estén por encima del límite de 2.4 millones de vehículos originarios de México al año.

Ese monto es 40% superior a los automóviles que México vendió a su vecino del norte.

Así pues, el acuerdo en principio firmado por los dos países establece dos cupos: uno para autopartes, medido en valor y con un tope a 20% de los niveles actuales, y otro para vehículos, medido en unidades y con un límite 40% superior a los flujos de ahora.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, inició el 23 de mayo una investigación sobre si las importaciones de automóviles, camionetas, autopartes y camiones livianos representan una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, lo que podría concluir en la fijación de aranceles globales a esos productos.

Del lado del gobierno mexicano, Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, comentó que mientras se cumpla con la regla de origen, México tiene libre comercio en automóviles y autopartes, con cero aranceles, sin ningún tipo de límites en cantidades.

El presidente Trump ha impuesto aranceles bajo tres leyes estadounidenses que permiten a la administración establecer restricciones comerciales basadas en ciertos criterios de manera unilateral: la sección 201, sobre importaciones estadounidenses de lavadoras y productos solares; la sección 232, sobre las importaciones de acero y aluminio en Estados Unidos, y potencialmente automóviles y uranio, y la sección 301 sobre las importaciones estadounidenses desde China.

“Si algo caracteriza la política comercial de la administración actual en Estados Unidos, es justamente esta volatilidad, esta serie de decisiones que a veces pueden tener un impacto muy significativo. Está la entrada en la parte del acero y el aluminio en vigencia, de la sección 232, y existe una investigación abierta en automóviles.

“Y si bien nosotros no deseamos que eso suceda, porque no creemos que tenga ningún sentido económico y, mucho menos, una justificación de seguridad nacional, entre comillas, creo que tenemos que reconocer que es una decisión que Estados Unidos podría llegar a tomar”, dijo Baker.

Negociaciones se suspenden hoy y mañana

Canadá está dispuesto a ceder a EU mayor acceso a lácteos

Canadá está dispuesto a otorgar a Estados Unidos mayor acceso al mercado lácteo de su país como parte de las negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), revelaron fuentes al tanto a Reuters.

Este posicionamiento se dio en la reunión que sostuvieron Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, y Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, en Washington, DC.

Las negociaciones serán interrumpidas a nivel ministerial. Se espera que Freeland asista a una reunión del Partido Liberal canadiense en Saskatoon, Canadá, el miércoles y el jueves. A su vez, Lighthizer tiene agendada la reunión ministerial de comercio del G20 el 14 de septiembre, a la que no se pudo confirmar si asistirá.

Los negociadores se han dividido en equipos para enfocarse en el Capítulo 19, asuntos culturales, propiedad intelectual y productos lácteos, de acuerdo con medios y fuentes ligadas a las conversaciones.

Los sectores de productos lácteos, huevos y aves de corral de Canadá operan bajo la administración del suministro, un sistema de cuotas y aranceles que protege a los productores canadienses de la competencia extranjera mediante el cobro de gravámenes de hasta 275% sobre las importaciones.

Reuters informó que Canadá está dispuesto a ofrecer concesiones similares en la industria láctea a las que acordó en pactos de libre comercio con la Unión Europea y naciones de la Cuenca del Pacífico, según sus fuentes.

“Creo que entendemos que hay ciertos problemas sobre los cuales tendremos que transar”, dijo una de las fuentes cuando se le preguntó sobre el acceso a productos lácteos para la industria de Estados Unidos. (Roberto Morales)

[email protected]