Tras ser recibido en el Palacio de La Moncloa por el presidente español, Pedro Sánchez, el candidato presidencial argentino del Frente de Todos, Alberto Fernández, brindó una conferencia en el Congreso de los Diputados, donde se refirió al acuerdo UE-Mercosur.

Afirmó que en la actualidad el Mercosur “no está funcionando” y se comprometió a trabajar por la integración comercial con Europa, aunque “no a costa de seguir perjudicando a Argentina”.

“Tenemos que trabajar sobre los puntos que nos vinculan”, afirmó. “Tenemos que ver cómo construimos ese vínculo entre el Mercosur y la Unión Europea, pero respetando los intereses comunes. El éxito de un proceso de integración es salvar las asimetrías entre los bloques”, explicó.

En materia de la política exterior que aplicaría en caso de confirmarse el resultado de las PASO, el candidato marcó a su vez la necesidad de “reconstruir la unión latinoamericana”, y de “recuperar la relación multipolar con el mundo que se ha perdido”, en particular con Europa.

“Debemos de tener una relación madura con EU y volver a mirar a Europa”, al tiempo que destacó a España como la puerta de entrada al viejo continente. Además, planteó objeciones al Grupo de Lima. “El hecho de que Argentina sea parte del Grupo de Lima y está tan condicionada a las políticas americanas nos ha hecho retroceder mucho como país”, planteó.

Honrar compromisos

El exjefe de Gabinete también se refirió al tema de la deuda, luego de que el gobierno de Mauricio Macri anunciara su decisión de “reperfilarla” y renegociar el acuerdo con el FMI. “Inexplicablemente, Argentina está otra vez a merced del fantasma de la deuda”, dijo, y aludió al “enorme esfuerzo que hizo la sociedad para sacarse ese lastre”, en tiempos en los que el gobierno de Néstor Kirchner cuando Fernández era jefe de Gabinete, aplicó una política de desendeudamiento y canceló la deuda con el FMI.

“Tenemos que salir de la deuda con racionalidad y la comprensión de todos. Salir será difícil. Vamos cumplir y honrar las deudas como siempre, pero no nos pidan que lo hagamos a costa de más deterioro de nuestra gente y postergando más a los argentinos, porque ya mucha postergación tienen los argentinos”, afirmó.

Sector petrolero

Fernández dijo que no tiene sentido tener petróleo si las compañías internacionales se lo llevan, sugiriendo que un gobierno que lidere no sería amigable con los inversores extranjeros.

“No tiene sentido tener petróleo si para sacarlo tengo que dejar que vengan multinacionales a llevárselo. No tengo ningún problema con las multinacionales, pero en realidad mi mayor problema es ver cómo genero riqueza para Argentina y los argentinos”, agregó.

Hace siete años, la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, que acompaña en la fórmula a Alberto Fernández como candidata a vicepresidenta, expropió la petrolera argentina YPF SA a la española, lo que redujo el interés extranjero por la inversión energética en Argentina. Macri, quien fue derrotado por el izquierdista Fernández en una votación primaria el mes pasado, ha tratado de cultivar una atmósfera favorable a los negocios para que inversores desarrollen activos energéticos.

Entre ellos se incluye Vaca Muerta, una enorme reserva del tamaño de Bélgica que podría albergar uno de los mayores depósitos de gas y petróleo no convencionales del mundo.

Se espera que el país registre un superávit comercial de energía el próximo año por primera vez en una década, dijo el jueves el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui. (Con información de Reuters)

Surge dólar ladrillo a menos de $50

Tras control de cambios, valor de vivienda podría disminuir hasta 20%

Cada vez que sube tanto el dólar, como ahora que el blue atravesó la barrera de 60 pesos argentinos, se paraliza el sector de real estate. Para tratar de mover algo el alicaído mercado, los vendedores aceptan contraofertas de hasta 20%, con lo que surge un dólar ladrillo de menos de 50 pesos.

Esto lo confirma Reporte Inmobiliario, que el martes posterior a las PASO realizó una encuesta para medir las expectativas del sector sobre su futuro, en que 58.1% cree que los valores en dólares de las viviendas a estrenar y de las usadas disminuirán entre 10 y 20 por ciento. Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Buenos Aires, agregó que hoy las contraofertas llegan hasta 18% menos de los valores solicitados, y en función de la necesidad del vendedor son aceptadas.

“Como siempre, la ley que fija los precios finales es la de oferta y demanda”, afirmó.

Damian Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos, coincidió en que la baja de precios para quienes necesitan vender son de 15%, y pueden llegar hasta 20 por ciento. El expresidente de la Cámara Inmobiliaria, Alejandro Bennazar, es otro de los que nota que quien necesita vender acepta contraofertas arriba de 10 por ciento.

Sebastián Cantero, el broker del real estate que lleva su nombre, advirtió que los operadores hoy trabajan con una contraoferta, pero a su juicio deberían cotizar ya con una baja de entre 15 y 20 por ciento. El asesor inmobiliario Daniel Zampone señaló que hoy hay menos demanda, “entonces manda la oferta, y los vendedores acceden a bajar hasta 20% según el precio que se haya establecido”.