Alberto Espinosa Desigaud, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), advirtió que los datos del cierre de 160,000 empresas en el país por cuestiones vinculadas a la inseguridad no salieron de la manga y están sustentados en el reporte de sus centros empresariales, los cuales destacan el crimen organizado como el principal problema que enfrentan las pequeñas y medianas empresas para su desarrollo.

Tras la descalificación de las secretarías de Economía y de Turismo sobre datos erróneos de la Coparmex, que contrastan con el número de empleos generados y empresas durante el 2011, el líder patronal definió que la inseguridad no es cuestión de números, sino de una problemática que a diario vive no sólo el empresariado, también la ciudadanía.

Espinosa Desigaud dijo que la semana pasada charló con el titular de Economía, Bruno Ferrari, a quien le comentó que en ese mismo lapso asesinaron a un Consejero de la Coparmex que era micro empresario del ramo restaurantero, factor que inhibe el desarrollo de los negocios y que en la mayoría de los casos opta por cerrar negocios, trasladarse a otras entidades, o bien, migrar a Estados Unidosen una situación de mejor economía.

Entrevistado por El Economista, el Presidente de la Coparmex explicó que derivado de que el tema de las cifras sobre inseguridad es delicado y con poca confiabilidad , el sindicato de los patrones se dio a la tarea de realizar una base de datos con información de sus afiliados (sus centros empresariales a través de la Comisión Nacional de Seguridad Pública) en el país e instancias estatales de seguridad, así como del INEGI.

Pero no en el sentido de que el número sea lo importante, sino que realmente lo que buscamos como la Coparmex, a través de la misma Comisión de Seguridad Pública y sus centros empresariales, es buscar actos que puedan reflejar resultados concretos por parte de los tres órdenes de gobierno , indicó.

EL ORIGEN DE LOS DATOS

Basado en el Índice de Desarrollo Democrático de la Coparmex, se calcula que 5,600 negocios cerraron sólo en Coahuila y más de 4,100 en Durango, como consecuencia de la inseguridad, durante los últimos cinco años.

Sin embargo, la estadísticas arrojan que negocios como tlapalerías, peluquerías, tiendas, restaurantes, etcétera se han visto obligados a bajar cortinas por la inseguridad, especialmente en las entidades del norte del país.

Argumentó que el caso del turismo por concepto de negocios en México se refugia en Estados Unidos, cuando anteriormente llegaban a Monterrey, Nuevo León; Ciudad Juárez, Chihuahua, o bien, en Coahuila y Durango. Lo que contrasta con los datos de turismo por diversión, que en esta Semana Santa elevó su presencia.

[email protected]