La suspensión del proyecto minero Conga, en Cajamarca, fue el hecho económico más importante del año, según 29% de las respuestas recogidas en la encuesta online Lo Mejor del 2012.

Cabe recordar que el inicio de esta inversión suscitó masivas protestas de los pobladores alrededor de la zona, quienes reclamaban por el peligro que representaba no preservar las lagunas Azul y Chica, así como por la contaminación que dejaría la empresa Yanacocha, propietaria del proyecto.

El conflicto tuvo que contar con la intervención de intermediarios fuera de la escena política y técnica del sector, como lo los sacerdotes Miguel Cabrejos y Gastón Garatea, quienes facilitaron el diálogo entre las autoridades, la empresa y el gobierno para ponerle fin a los enfrentamientos violentos entre la policía y los opositores al proyecto, liderados por el alcalde regional de Cajamarca, Gregorio Santos.

En total, Newmont, principal inversionista del proyecto, redujo estimaciones de 1,500 a 440 millones de dólares para el periodo.