La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no desea dejar duda alguna sobre la construcción del tren de pasajeros México-Toluca, por lo que contratará en breve a una empresa para que revise toda la información (física y digital) relacionada con sus procesos de licitación, ejecución y supervisión de los trabajos.

A la fecha, la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal (DGTFM) ha publicado 25 contratos relacionados con dicho proyecto y sus respectivas licitaciones.

El objetivo de la dependencia es “visualizar de una forma clara, precisa y oportuna las posibles modificaciones, desviaciones o afectaciones que se pudieran generar en el proyecto”, además de verificar que se cumplió con la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

Esta semana, el Instituto Mexicano para la Competitividad pospuso, hasta nuevo aviso, una conferencia de prensa que había titulado: Ineficiencia y riesgos de corrupción en obra pública: Caso de estudio del Tren Interurbano México-Toluca.

El tren tiene un costo de 59,216 millones de pesos y se planea que al finalizar el presente año esté realizando las pruebas operativas en sus 57 km.

Algunos de los servicios que tendrá que realizar la firma elegida, cuyo nombre se dará a conocer este mes, son: revisar los documentos de licitaciones, términos de referencia, especificaciones generales, estudios previos, asistencia a servidores públicos en juntas de aclaraciones o en la visita al sitio de los trabajos de procesos de contratación, así como durante el análisis y preparación de respuestas a las preguntas que formulen los licitantes.

Además, “a solicitud de los servidores públicos facultados se podrán solicitar a la empresa apoyo de carácter técnico, normativo o legal, derivados de la intervención en el Proyecto del Tren Guadalajara, así como revisiones preventivas de las acciones en los procesos de contratación como en la supervisión y seguimiento de los contratos a su cargo, incluso de los finiquitos correspondientes”, refiere la dependencia.

BRT, AL NUEVO AEROPUERTO

De manera paralela, la DGTFM alista la licitación para contratar a la consultoría que realice los estudios de preinversión para elaborar una red de autobuses rápidos (BRT) conectar al Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Una de las primeras rutas que se han comentado es la que iría del actual aeropuerto al que está en proceso de construcción y, además de que sea utilizado por pasajeros, podrán usarlo las personas que habrán de ir a trabajar.

Entre los primeros requisitos que se tiene contemplado está el hecho de tener experiencia en trabajos similares por un monto de 16 millones de pesos.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx