En el primer trimestre del año se incrementaron en 365,000 los trabajadores informales, alcanzando un total de 12.5 millones de personas de la población ocupada en el país, el nivel más alto de los últimos seis años para un periodo similar.

Así lo dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Detalló en un reporte que la cantidad de personas que laboran de manera informal representa 28.6% de la Población Económicamente Activa (PEA), que se ubica en 43.6 millones de personas.

Respecto del nivel de desempleo que se reporta para los primeros tres meses del año, el INEGI informó que mantiene una tasa de 5.3%; porcentaje superior a 5.1% alcanzado en igual trimestre del 2009, por lo que 2.5 millones de trabajadores no pudieron laborar en dicho periodo. Cabe resaltar que el desempleo registra una de las tasas más elevadas para un mismo periodo, la anterior fue en 1995, con 6.3% de la PEA.

Tendencia común

Ricardo Aguilar, analista económico de Invex Casa de Bolsa, comentó que al igual que en otros países, el mercado laboral en México podría ser de los últimos sectores en observar una franca recuperación.

De acuerdo con Lucía Martín, analista de Ixe, el proceso de recuperación económica se encuentra en camino: Aunque el rezago que suele caracterizar a los mercados laborales, hará que el desempleo se mantenga en niveles elevados .

Destacó que habrá una mejoría en el empleo, pero ello no significa alcanzar la cifra de empleos que demanda el mercado, con 1.1 millones de plazas.

Más mujeres informales

En el periodo de referencia, las mujeres fueron quienes se incorporaron en mayor cantidad a un empleo informal: en un año se sumaron 206,000, mientras que los hombres con un empleo en este sector fueron 159,000.

Alfonso Bouzas, especialista laboral de la UNAM, comentó que en periodos de crisis, las mujeres encuentran en la informalidad una posibilidad para contribuir al ingreso familiar y normalmente se colocan con mayor facilidad en diversas actividades, aun cuando se trate de empleos precarios .

Asimismo, comentó que otro indicador que llama la atención por su crecimiento es el subempleo, en el cual las personas buscan una ocupación complementaria o de un nuevo trabajo con mayor horario.

Al respecto, durante enero-marzo del 2010, la población subocupada en el país fue de 4.1 millones de personas, habiéndose acrecentado en 652,000 personas con relación al total cuantificado en el mismo periodo del 2009.

Entidades más afectadas

Por otra parte, las entidades que durante el primer trimestre del 2010 registraron las tasas de deso­cupación más altas fueron Chihuahua con 8.7%; Coahuila, 7.9%; Sonora, 7.6%; Aguascalientes, 7.4%; Estado de México, Nuevo León y Tabasco, 6.9% cada una; Querétaro, 6.8%, Baja California Sur y Tlaxcala, 6.5%, y el Distrito Federal y Tamaulipas con 6.3% de la PEA.

En contraste, las tasas más bajas en este indicador se reportaron en Chiapas y Guerrero con 2.3 por ciento.

pmartinez@eleconomista.com.mx