El virtual Presidente electo, Enrique Peña Nieto, deberá completar la consolidación de la apertura comercial que ha posicionado a México como un receptor de inversiones y nuevos negocios. Si bien la administración de Felipe Calderón se encargó de eliminar aranceles, ahora el reto se encuentra en aplicar una tala de normas oficiales mexicanas (NOMs) en todos los sectores productivos, para no obstaculizar el libre comercio que pregona el país, recomendó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Armando Chacón, directivo del organismo privado, dijo que en nuestro país persiste una apertura por goteo , pues a pesar de haber emprendido una política de suspensión de aranceles a las importaciones, actualmente las compras del exterior se enfrentan a barreras como las NOMs u otro tipo de normas que generan mayor regulación al libre comercio.

Hoy, 50% del valor de las importaciones se encuentra sujeto a las normas mexicanas, que en algunos casos son promovidas por la industria como una acción proteccionista, aunque hay otras que deben existir por razones técnicas del cuidado de la salud, medio ambiente u otro rubro. A lo que se sugiere someter todas las normas a prueba de que cumplen con su objetivo y para el resto quitar trabas al comercio exterior , explicó a El Economista.

El virtual Presidente electo ha expresado que complementará la apertura comercial, por lo que de hacer una tala de normas para la siguiente administración, llegarían más inversiones y se expandirían nuevas líneas de negocios en México.

Tan sólo la eliminación de aranceles durante el 2010 generó un ahorro total por 1,060 millones de dólares al gobierno federal, y si se toma en cuenta que el arancel promedio industrial pasó de 9.6% a 5.3% del 2008 al 2010, el efecto positivo en el empleo fue 0.11%, refirió la Secretaría de Economía.

Si bien el impacto inicial es pequeño, en el largo plazo tendrá mayor relevancia, tal y como ha sido la experiencia de otros países con reducción arancelaria, como es el caso de Canadá , precisa un documento de la dependencia que encabeza Bruno Ferrari.

Desde el 2008 el comercio modificó su estructura, pues se contaba con 39.9% de los productos que ingresaban a México con cero arancel y al 2010 aumentó la mercancía a 62% sin arancel. Lo cual se traduce en un crecimiento del comercio libre, explicó Chacón.

lgonzalez@eleconomista.com.mx