Del total de textiles y calzado que importa México del mundo, alrededor de 10% ingresa a precios subvaluados, afirmó Alberto Ortúzar, administrador central de Inteligencia Tributaria de Comercio Exterior del SAT.

En el marco de evento organizado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos en Comercio Exterior (IMECE), el funcionario dijo que con el nuevo programa para combatir la subvaluación se ha visto una reducción de esas importaciones desleales, pero acotó que los contrabandistas mantienen un nivel sofisticado para eludir el pago de aranceles.

Para pagar menos impuestos, algunos importadores ingresan pequeñas cantidades de mercancía a precios bajos y si son detenidos, incrementan tantas veces sea necesario el precio en distintas operaciones hasta alcanzar el mínimo autorizado.

El programa contra la subvaluacion propició también la baja de unos 100 agentes aduanales en lo que va del presenta año.

En febrero, último dato disponible, las importaciones de textiles, artículos de vestir y productos de industria del cuero sumaron 948 millones de dólares, un alza anualizada de 14.3%, según datos del Banco de México.

El SAT incluirá en el programa a la industria del vestido en mayo y, posteriormente, a otras industrias, entre las que se encuentran la de juguetes y la acerera.

Fernando Ramos, presidente de la Confederación Latinoamericana de Agentes Aduanales, pidió al SAT que la subvaluación no sea causa inmediata de cancelaciones (no definitivas) de patentes y que se investigue a posteriori los casos y se castigue a los infractores con pruebas más contundentes.

Para operar el programa, el gobierno federal financió la construcción de un centro de inteligencia donde se analiza toda la información relacionada con las operaciones del comercio internacional.

Ese cuarto de control llamado Centro de Procesamiento Electrónico de Datos tiene las funciones de recopilar, analizar y procesar un sinfín de datos, desde trámites, placas de coches, tipos carga e imágenes de cámaras y de rayos x, hasta agentes aduanales, importadores y exportadores, así como el comportamiento fiscal de los usuarios y las redes de vínculos de individuos seleccionados.

También habrá con uso de la información generada en tres programas: el Nuevo Esquema de Empresa Certificada Segura, el de la subvaluación de importaciones y el de la Ventanilla Única, que arrancará en el segundo semestre del año.

La preocupación de diversas cámaras empresariales se centra en que si un producto se importa a precios extremadamente bajos, de nada sirve que se le impongan aranceles o cuotas compensatorias porque terminará pagando menores impuestos y compitiendo deslealmente.

En junio del año pasado, 76,000 sostenes procedentes de Malasia cruzaron las aduanas mexicanas, a un valor de menos de 2 centavos de dólar por unidad, aseveró Marcos Cherem, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido.

rmoraleseleconomista.com.mx