El proceso de transitar hacia una regla de origen automotriz más “estricta” en América del Norte va acorde con la tendencia mundial de regionalizar la generación de valor, que fortalece la integración de insumos de los socios y asegura la generación de empleo productivo para México, así como mayor inversión extranjera, justificó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía (SE).

Al participar en el foro Mexico Summit 2018, organizado por la revista The Economist, el funcionario mexicano refutó a los críticos que aseguran que el nuevo TLCAN sea perjudicial para la economía de la región de Norteamérica.

“Estoy en total desacuerdo con la evaluación sobre este nuevo acuerdo de que es sólo una economía perdida en el proceso”, pues el hecho de acordar reglas de origen más fuertes en el sector automotriz fue basado en el entendimiento tradicional de un acuerdo de libre comercio entre México y Estados Unidos, siguiendo las reglas multilaterales de comercio, acotó.

Ante inversionistas y académicos, Guajardo afirmó que el resultado más valioso del acuerdo de entendimiento es “restablecer la certidumbre del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es evitar la tentación de que los intereses proteccionistas quieran dar un paso atrás y deshacer 25 años de la economía mexicana; entonces, el hecho de poder aterrizar un tratado para Norteamérica basado en las reglas multilaterales es muy buena señal de la dirección que va a tomar el país en el futuro”.

El titular de Economía reiteró a los industriales del acero que antes de la firma del nuevo TLCAN, se logrará un acuerdo para que EU suspenda los aranceles de 25% impuestos a las importaciones mexicanas a través de la firma de una “carta paralela”.

“La idea es que antes de que firme el acuerdo, sería muy raro que firmáramos un acuerdo de libre comercio cuando tengamos pendiente una batalla comercial. La idea es poner en la mesa un escenario de solución de estas agresiones comerciales antes de la firma”, estableció el secretario de Economía.

Insistió en que la renegociación del también llamado NAFTA (TLCAN, por su sigla en inglés) garantiza el libre comercio, pues “no hay ningún tipo de restricción cuantitativa, comercio administrativo ni cuotas. Hay cambios en las reglas de origen que fortalecerán la integración regional de la industria automotriz”.

Ildefonso Guajardo explicó que frente a las amenazas de Donald Trump de cerrar su mercado bajo el argumento de que las importaciones atentan contra su seguridad nacional, México logró adquirir un seguro para proteger a 1 millón de empleos generados por la industria automotriz.

Para velar por la industria automotriz mexicana, se pactó también una “carta paralela” que garantiza que no se apliquen aranceles de hasta 30% en vehículos vendidos a Estados Unidos, y se cubra la capacidad productiva de exportación, más un crecimiento adicional.

Incertidumbre persiste: industria

No obstante, pactar la exención de México de la aplicación aranceles a través de “cartas paralelas” no despeja la incertidumbre que hay en el sector empresarial sobre si se respetará o no el libre comercio entre ambos países, pues no existen mecanismos que obliguen al cumplimiento de lo que ahí se establezca, afirmó Arturo Rangel, presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

Explicó que en la Constitución mexicana no existe la figura legal de las “cartas paralelas” o “side letters”, lo que podría provocar un debate legal en el futuro al tener un libre comercio limitado.

Las primeras mercancías mexicanas beneficiadas con las exenciones serían el acero y el aluminio, que fueron afectadas por los aranceles globales que EU introdujo para proteger a sus industrias de estos productos por motivos de seguridad nacional.

Las cartas adjuntas reflejan un entendimiento común de las partes sobre el alcance de ciertas disposiciones del mismo. Pero “no crean obligaciones jurídicas adicionales o distintas a las contenidas en el TLC (...) Si en este momento sufrimos por la amenaza, con una carta paralela tendrá un fundamento muy endeble legalmente hablando respecto a los compromisos asumidos”, advirtió.

[email protected]