El precio de los combustibles automotrices para los consumidores mexicanos continuará en sus niveles actuales con ligeros aumentos vinculados únicamente con la inflación a pesar de que las expectativas en los precios de referencia permitirán ligeras disminuciones que no serán suficientes para que se eliminen los estímulos que otorga la Secretaría de Hacienda durante el resto del año, coincidieron analistas.

Y es que, aunque en los primeros tres meses del año se alcanzó un histórico precio de las gasolinas en el mercado global, su aumento fue inferior al que se registró en comparación con el mismo periodo del año anterior en 2018. Esto fue provocado por factores externos como una caída en los inventarios y caídas en la oferta de países como Venezuela y Libia.

Según los pronósticos vinculados a fenómenos internacionales, para el resto del año habrá únicamente ligeras caídas en el precio del Brent, que rondará 67 dólares, mientras que la mezcla mexicana y el WTI estarán siete dólares por debajo con lo que los derivados del petróleo seguirán esta dinámica de precios, explicó Arturo Carranza, de la consultoría energética Mercury.

“La expectativa es que el petróleo y los productos vinculados registren un descenso marginal y que incluso con el arranque del periodo vacacional de mayor demanda en Estados Unidos, de enero a abril, no se observen los aumentos en los precios que han impactado en años anteriores”, aseguró.

El ejercicio gubernamental de publicar “Quién es quién” en los precios resultará benéfico para la competencia nacional y para que las dinámicas de precios se vinculen con los movimientos internacionales, ya que un factor importante para el desarrollo de los mercados es la información, consideró.

Estímulos

Con los niveles de precios que se mantendrán el resto del año en el mundo será necesario continuar con el otorgamiento de estímulos sobre el IEPS a los automovilistas, explicó por su parte el experto de Caraiva y Asociados, Ramsés Pech, ya que se necesitarían disminuciones para volver a la dinámica observada en las últimas semanas del año pasado y las primeras del 2019.

Así, explicó el analista, las pérdidas al otorgar cuotas disminuidas en la gasolina regular y Premium, además de que para el Diesel continuarán siendo superiores, serán para el erario público, a falta de políticas de largo plazo que incentiven el desarrollo de un mercado más eficiente que eventualmente traiga reducciones para los consumidores e ingresos fijos para el Estado.

“En México, el precio lo dicta la Secretaría de Hacienda trazando un precio objetivo, dando lugar a dejar de invertir en almacenamiento y logística para cubrir la demanda a través de otros. Petróleos Mexicanos debe continuar asumiendo riesgos y se debe implementar de manera urgente una política de almacenamiento nacional”, aseguró.