Actualmente el único factor que detonaría un cambio en la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) sería un recorte en la nota soberana aseguró el Subdirector de Análisis Corporativo de Standard & Poor's, Luis Manuel Martínez.

Pemex y el soberano (México) tienen la misma calificación en S&P, que es “BBB+”, “que refleja nuestra opinión que el gobierno apoyaría a la empresa en un escenario de estrés financiero”.

“La calificación de Pemex depende de la calificación soberana y se encuentran están ambas, tres escalones arriba del grado de inversión”, afirmó Martínez.

 

Entrevistado por El Economista, dice que el plan de negocios de Pemex “es racional con la estrategia del gobierno”, pero su viabilidad está construida en una serie de supuestos que si no se cumplen, propiciarán un deterioro.

“El gobierno ha desarrollado un plan de inversión que considera mayores apoyos del gobierno federal de lo que hemos visto en el pasado. Incluyen capitalizaciones y el alivio en la carga fiscal de la empresa. Pero el grueso de la inversión planeada sería con recursos propios de Pemex bajo el supuesto de que subirá la producción y el precio del petróleo se mantendrá estable”, dijo.

El riesgo entonces “se encuentra en que no se cumplan sus supuestos, como el hecho de que el precio del petróleo se mantenga en 55 dólares por barril, o que se topen con que es más lenta la ejecución de proyectos que lo estimado,  o que la generación de flujo ha sido menor”, argumentó el analista.

“El tema es que el precio de petróleo no está bajo control de la empresa, ni del país y si se mueve por debajo del  estimado, el plan no funcionaría”.

Racionalidad de propuesta, entendible

El analista para corporativos en S&P, explicó que en la calificadora entienden “el racional de las decisiones del gobierno y la directiva de Pemex” en el sentido que enfocarán sus esfuerzos de producir en aguas someras y terrestres”.

“Lo que entendemos es que en el pasado, Pemex ha tenido éxito en actividades exploratorias y de producción en este tipo de campos (de aguas someras y terrestres) y quizá la empresa tiene experiencia para concluir que en estas actividades no es indispensable buscar un farmout o asociaciones con inversionistas privados”, comentó Martínez.

Sin duda, “esta intención trae mas riesgo porque el riesgo de exploración y producción lo lleva Pemex al 100%, cierto es que están los contratos de servicios con la inicitiva privada,  pero como no hemos visto esos contratos, no sabemos qué tanto se compartirían esos  riesgos con empresas del sector privado interesadas en participar”.

La calificación de Pemex en Standard & Poor´s se encuentra en “BBB+/perspectiva negativa” desde el 4 de marzo de este año, que es tres escalones arriba del grado de inversión. Mientras la evaluación del perfil crediticio individual de Pemex (stand alone credit profile) es “B-“, que es una indicación especulativa.

[email protected]