El operador de telecomunicaciones para zonas rurales Spica Telecom solicitó al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) hacer una revisión del acuerdo comercial entre AT&T y Telefónica Movistar sobre el uso compartido de redes en el tramo de última milla, porque ese trato afecta los intereses de las terceras empresas que compran capacidad mayorista de servicios o que son socios de Telefónica en el nicho de las franquicias rurales, como es el caso particular de Spica Telecom con la marca de Internet y telefonía “Hai”.

Spica Telecom afirmó este día que los planes de Movistar con AT&T —que implican la migración gradual de todo su tráfico hacia las redes de AT&T y por consiguiente la posterior devolución de frecuencias de espectro y el desprendimiento de otros activos físicos— pone en aprietos el propio plan de inversión de 80 millones de dólares de Spica Telecom con Hai en los siete estados en los que hasta ahora da cobertura plena de servicios.

Hai de Spica Telecom utiliza bandas de uso libre en el espectro de 2.4 y 5 GHz, pero también otras frecuencias de los 1900 MHz o PCS concesionadas a Movistar y que Telefónica ya informó al IFT que devolverá apenas venzan las vigencias de dichas señales, entre 2020 y 2022 para las primeras devoluciones. La compañía ya ha plantado sobre el terreno 275 radiobases propias para asegurar la prestación de su servicio.

Este sólo hecho inyecta mayor incertidumbre al negocio de Spica Telecom, que desde hace dos años ya venía percibiendo afectaciones a sus operaciones diarias por complicaciones técnicas de la propia red de Telefónica, dijo el director de la compañía, William Nazaret. Spica factura entre 13 y 16 millones de pesos por mes, pero la cuota de ingresos estaría arriba de esa cifra de no ser por factores técnicos atribuidos a la red de Movistar.

Debido a esto, también es que la compañía y el operador Altán Redes se han acercado para buscar la manera en que el tráfico de los usuarios de Hai de Spica Telecom viaje en el futuro sobre la Red Compartida de los 700 MHz, una banda de cobertura que empataría con los equipos técnicos de Spica, dijo Nazaret, quien tampoco rechazó que la banda de los 850 MHz que AT&T y Movistar han comenzado a regresar al Estado pueda ser una alternativa futura por considerarse en adelante de uso libre por el IFT.

Pero antes, el regulador sectorial podría diseñar una hoja de ruta a seguir por Spica Telecom hacia otras redes, incluso hacia la de AT&T luego de su trato con Movistar, aunque William Nazaret consideró que la cobertura de AT&T para zonas rurales es mínima.

El problema de fondo a resolver está en cómo mantener la continuidad del servicio en los 345 pueblos de 5,000 habitantes donde Hai tiene consumidores. De por qué Telefónica no informó en su momento a Spica Telecom sobre sus planes con AT&T está en esa otra empresa en dar los detalles, dijo William Nazaret.

“Fuimos al IFT a manifestarle nuestras preocupaciones que pueden llegar a ser nefastas por el acuerdo entre Movistar y AT&T, mediante el cual Movistar va a apagar su red de acceso y eso es una clara amenaza para la disponibilidad del acceso (de telefonía e Internet) para 1.5 millones de personas que nosotros cubrimos”, afirmó Nazaret, CEO de Spica Telecom, una compañía principalmente de capital español y colombiano, y dirigido por este venezolano que vio en México un mercado potencial de 39 millones de personas que habitan en zonas rurales.

En 2015, “nosotros aportamos el capital para desarrollar las redes de acceso donde Telefónica no tenía cobertura. Nosotros construimos las redes en regiones rurales donde Telefónica no tenía cobertura. No somos clientes de Telefónica, somos socios de Telefónica, porque el capital lo pusimos nosotros”.

Spica Telecom aseguró ser de los pocos operadores comerciales que compiten con fortaleza ante el preponderante Telcel en zonas rurales, por lo que planteó que el IFT también debe analizar un criterio de competencia económica derivado de la alianza comercial AT&T-Movistar en redes de acceso.

Del acuerdo de Movistar con AT&T, Nazaret atizó:

“Nos enteramos por la prensa. El mensaje es que si Movistar se quiere ir de México, le deseamos suerte, pero lo que no puede hacer por el proceso de su conveniencia es estropearle la vida a 1.5 millones de mexicanos que cubre nuestra huella y destruir la inversión extranjera que tanto hace falta a México. Si te quieres ir de México, que Dios te bendiga, pero a mí no me saques de México. Yo quiero estar aquí”.

 

Spica lleva “meses negociando” con Altán Redes para cursar su tráfico sobre la red de esa empresa, pero el interés de Spica Telecom está en que el IFT revise el acuerdo Movistar-AT&T para salir de su contrato con Telefónica con los menores riesgos y con una hoja de ruta clara para migrar a la marca Hai otras redes.

“Pedimos que haya el debido proceso. Que haya las presentaciones necesarias y las preguntas necesarias, porque toda operación corporativa tiene que pasar el examen de que no ocasionará ningún perjuicio a ningún grupo”, dijo William Nazaret, CEO de Spica Telecom.

kg