China afirmó que el exceso de capacidad de acero es un problema global, en respuesta a cuestionamientos de países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

“La sobrecapacidad es un problema económico global de naturaleza tanto cíclica como estructural”, dijo el viernes el viceministro chino de Comercio, Wang Shouwen, en el Examen de Políticas Comerciales de China durante dos días en Ginebra, Suiza.

Según los datos facilitados por las autoridades, China exportó 108 millones de toneladas de materiales de acero en el 2016 (incluidas palanquillas de acero) e importó 13.5 millones de toneladas; las exportaciones netas de acero en bruto alcanzaron un volumen de 98.55 millones de toneladas, equivalentes a 12.2% de la producción total de acero en bruto de China.

“A pesar de que la producción de acero y hierro de China representa la mitad del total mundial, no se preocupe de que afecte a su industria”, dijo Wang al responder una de las preguntas. “Porque las exportaciones de acero y hierro de China sólo representan 9.5% de su producción total, mientras que otros países exportan 65, 39 y 47% de su producción, respectivamente. Abordar el exceso de capacidad requiere acciones colectivas. China está lista para unir esfuerzos con otros países para enfrentar este problema juntos”.

“Tomando una posición responsable de nuevo, China ha estado haciendo enormes esfuerzos para abordar el exceso de capacidad nacional. China es el único país que ha establecido un indicador cuantitativo y ha actuado para lograrlo”, mencionó Wang.

El informe de la secretaría de la OMC refirió que China parece tener un exceso de capacidad en al menos 10 sectores, incluyendo carbón, acero, cemento, vidrio laminado, aluminio, productos químicos, papel, energía solar, construcción naval y energía alimentada con carbón. “Las empresas en estos sectores se definen por las bajas tasas de utilización de la capacidad y por las pérdidas. El exceso de capacidad también es perjudicial, ya que tiene un efecto sobre el crecimiento a mediano plazo, el medio ambiente y la estabilidad financiera. Conscientes de estos problemas, las autoridades describieron los objetivos de reducción de la capacidad y el empleo para los sectores del carbón y el acero para el 2016-2020”, indicó el informe.

Las autoridades chinas alcanzaron los objetivos de capacidad en el 2016 y se espera que cumplan los objetivos del 2017 “en parte debido a una aplicación más estricta de las normas ambientales y reglamentarias”, según el informe .

“Sin embargo, parece que parte de la reducción de capacidad provino del cierre de plantas que ya estaban inactivas y todavía hay una reestructuración limitada de la deuda pendiente de las empresas con exceso de capacidad”, concluyó.

En fabricación inteligente, los mayores apoyos

China no transparenta sus subsidios: OMC

China no transparentó totalmente los amplios paquetes de subsidios que otorga a sus sectores productivos, concluyó el informe de la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre su Examen de Políticas Comerciales.

La OMC expuso que China presentó a la OMC diversas notificaciones sobre sus subvenciones hasta el 2014; sin embargo, para la mayoría de los proyectos no se facilitó información sobre la cuantía total de las subvenciones, y no se notificaron subvenciones para el periodo comprendido entre el 2015 y el 2017.

“Además, las autoridades no facilitaron ninguna información sobre subvenciones que fuera más allá de sus programas notificados. La información disponible de otras fuentes indica que China ha seguido proporcionando un apoyo considerable a la fabricación inteligente, las tecnologías avanzadas, los automóviles propulsados por energías alternativas y la pesca. Según se informa, las cuantías dedicadas a estos programas son considerables”, dijo.

Se proyecta que China gastará más de 1 billón de dólares en iniciativas internacionales como el proyecto One-Belt, One Road y la creación de dos bancos de inversión: el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y el Nuevo Banco de Desarrollo.

El Partido Comunista Chino creó fondos gubernamentales para financiar adquisiciones extranjeras que aceleran el desarrollo de alta tecnología de China, incluidos 107,500 millones de dólares en fondos de inversión de semiconductores nacionales y regionales establecidos por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información en el 2014.

“Si hay intervención del estado, ésta debe hacerse más transparente”, dijo Didier Chambovey, embajador suizo ante la OMC y ponente de la revisión de la política comercial de China.

Adicionalmente, cada provincia o ciudad puede proporcionar un determinado apoyo financiero a una rama de producción específica durante un periodo concreto, que se suma a las ayudas que concede el gobierno central. Por ejemplo, según algunos informes, en el 2016 hubo más de 15 provincias, regiones autónomas y municipios que concedieron subvenciones financieras a proyectos del sector fotovoltaico. “Se pueden encontrar empresas estatales en muchos miembros de la OMC. Por ejemplo, Estados Unidos tiene a Fannie Mae y Freddie Mac. Las empresas estatales en China, al igual que las empresas privadas, son actores independientes del mercado que compiten en igualdad de condiciones”, dijo el viceministro chino de Comercio, Wang Shouwen.

rmorales@eleconomista.com.mx