La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por su sigla en inglés) cabildea para establecer contratos sindicales supranacionales como parte del nuevo capítulo laboral que sería incluido en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El TLCAN debe permitir específicamente que los trabajadores de los sindicatos empleados por un empleador común en dos o más países del TLCAN organicen conjuntamente sindicatos y negocien convenios colectivos vinculantes , pidió al gobierno estadounidense.

La AFL-CIO es la mayor central obrera de Estados Unidos y Canadá. Está compuesta por 59 federaciones nacionales e internacionales de sindicatos de Estados Unidos y Canadá que juntos representan más de 12 millones de trabajadores.

Su propuesta consiste en que empresas con más de 500 empleados totales, con al menos 50 empleados en dos o más países del TLCAN, reconocerán y negociarán con una organización laboral supranacional, si ésta se crea por ellos.

Tales organizaciones deben tener la oportunidad de negociar un acuerdo vinculante para toda la empresa, al cual podrían basarse los acuerdos individuales relacionados con el lugar de trabajo, con mayor especificidad para las cuestiones locales.

Las organizaciones sindicales supranacionales también tendrán la autoridad para participar en otras actividades concertadas con fines de negociación colectiva. En ningún caso, agrega la propuesta de la AFL-CIO, podrán autorizarse salarios por debajo del nivel de los salarios mínimos para la región en la que se ubica un lugar de trabajo.

La aplicación de tales acuerdos estaría sujeta a las leyes nacionales y subnacionales de la jurisdicción aplicable. El incumplimiento de esta negociación supranacional será una violación del capítulo laboral del TLCAN.

Además, a los inversionistas de Estados Unidos, México o Canadá que pretendan hacer valer derechos bajo las disposiciones de inversión del TLCAN se les podría negar éstos hasta que las partes recalcitrantes cumplan con la disposición supranacional de negociación colectiva.

De acuerdo con un reporte del Congreso estadounidense, muchos economistas y representantes empresariales generalmente buscan mantener las relaciones comerciales con Canadá y México bajo el TLCAN para mejorar las relaciones generales y la integración económica dentro de la región. Sin embargo, grupos laborales y algunos grupos de defensa de los consumidores argumentan que el acuerdo ha resultado en la subcontratación y salarios más bajos que han tenido un efecto negativo en la economía de los Estados Unidos , agrega.

Algunos defensores y críticos del TLCAN están de acuerdo en que los tres países tal vez deseen examinar lo que el acuerdo no ha logrado hacer en lo que respecta al futuro de las relaciones comerciales y económicas de América del Norte. El tema laboral forma parte de estas pretensiones.

Modelo TPP ofrece mecanismo de diálogo

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés) establece un diálogo que las partes pueden optar por utilizar para intentar resolver cualquier cuestión laboral que surja entre ellas al amparo del Capítulo de Comercio y Trabajo.

Este diálogo permite una consideración expedita de los asuntos, mediante el cual los países pueden acordar mutuamente un curso de acción.

Como parte del Capítulo de Comercio y Trabajo, se estipula un mecanismo de cooperación sobre cuestiones laborales, incluyendo oportunidad para recibir insumos por parte de los actores interesados en la identificación de áreas de cooperación y participación, cuando sea apropiado y mutuamente acordado, en actividades de cooperación.

En el TPP, cada uno de los países se compromete a garantizar el acceso a procedimientos judiciales y administrativos justos, equitativos y transparentes y a proporcionar remedios efectivos contra violaciones de sus leyes laborales.

También las naciones acordaron adoptar y mantener en sus leyes y prácticas los derechos laborales fundamentales, tal como se reconocen en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo de 1998, de manera expresa, la libertad de asociación, el derecho de negociación colectiva, la eliminación del trabajo forzoso y la abolición del trabajo infantil.

Esta semana, Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social declaró que el TPP sería tomado como base para la negociación trilateral para actualizar el apartado laboral dentro del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Electrónica, foco en reglas de origen: Videgaray

El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, aseguró que, ante la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, México acudirá con una actitud constructiva y buscará que sea un acuerdo donde ganen los tres países integrantes.

No iríamos a una negociación que fuera perjudicial para los intereses nacionales, ninguna nación soberana lo haría. México no rehúye el proceso de negociación o modernización, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte debe mantener su esencia con independencia de los ajustes. Esto es, que el comercio sea libre, sin que haya aranceles, cuotas o se establezcan mecanismos proteccionistas , explicó Videgaray durante su participación en el Foro de Inversión sobre México celebrado en Tokio y organizado por el periódico japonés Nikkei.

Con respecto a las reglas de origen indicó que la discusión posiblemente no se centrará en el sector automotriz sino más bien en el sector electrónico ya que en años recientes se han ido relajando estas reglas.

La negociación va a empezar el 16 de agosto y tomará algunos meses, pero lo importante es que no vamos a hacer algo que dañe, ni a la competitividad de la región y mucho menos a los consumidores de la región , concluyó.

El canciller mexicano fue enfático en que México no va a aceptar restricciones entre los países miembros ni tampoco con los países que tiene relaciones comerciales sólidas, asimismo, negó que haya un problema de manipulación cambiaria porque México tiene un sistema cambiario basado en el mercado.

Si hubiera algún elemento de algún capítulo que se incluyera con respecto al tipo de cambio, al tema cambiario, la posición de México será para fortalecer que sean mecanismos de mercado los que determinen el valor de las monedas y para evitar la intervención o la manipulación cambiaria. En ese sentido, nuestra política es muy clara , dijo. (Con información de Redacción)