Los sindicatos con representación en Iberia se van a guardar de momento la carta de la convocatoria de huelga. Representantes de las plantillas de tierra y vuelo (UGT, CC OO, USO, Asetma, Sitcpla y CTA) han acordado esta mañana diseñar un plan como respuesta al que presentó la aerolínea el pasado 3 de enero en busca de atenuar un ajuste que debería acordarse en torno al 31 de enero.

La contraoferta se basará en los acuerdos firmados el pasado 17 de diciembre ante el órgano de mediación SIMA y terminará de concretarse mañana en un nuevo encuentro entre sindicatos. Estos son críticos con la intención de Iberia de despedir a 3,836 trabajadores, frente a los 4,500 que la dirección había planteado inicialmente. Además, Iberia suma a la nueva cifra otros 2,000 empleados que irían a EREs temporales entre 2013 y 2015. Como contrapunto, los representantes de la plantilla quieren hacer valer el ERE marco vigente en la compañía (72/01), con prejubilaciones, recolocaciones y bajas temporales, y suavizar el número de despidos.

El otro punto que ha causado rechazo es la ausencia de un plan detallado por parte de Iberia para recuperar la producción que hoy está cedida a aerolíneas como las low cost Vueling e Iberia Express. "La empresa sigue prescindiendo de 25 aviones", se quejan desde el frente sindical.

Ayer fueron los pilotos del Sepla quienes se comprometieron a realizar su propio plan, tras rechazar la oferta de Iberia del 3 de enero, para devolver a la firma a terrenos de rentabilidad sin renunciar a producción. Este sindicato ha anunciado que tendrá su iniciativa preparada para este lunes; el resto de fuerzas sindicales no ha desvelado cuándo prevé dirigirse a la empresa pese a que mañana viernes vuelven a sentarse con los responsables de Recursos Humanos en un encuentro para el que habían pedido un aplazamiento.

En alianza informativa con CincoDías.com

MFH