Titulares del Trabajo, Luisa María Alcalde; de Hacienda, Arturo Herrera, Cepal, Alicia Bárcena; Inmujeres, Nadine Gasman, presentaron las estrategias para lograr el "Crecimiento  económico con perspectiva de género". En un webinar el titular de Hacienda, dijo que "tenemos la participación de las mujeres en el mercado laboral más baja de América Latina", que aunado a la brecha laboral revela la falta de igualdad en el mercado laboral, pero también "nos da idea de las oportunidades perdidas, no sólo en términos de inclusión, sino en términos del potencial económico".

Lo anterior, dijo, se está perdiendo porque no se han conseguido las condiciones adecuadas para permitir que las mujeres se incorporen de manera plena al mercado laboral. "Las mujeres necesitan no solamente que creemos las condiciones para que incorporen al mercado laboral, si no para que tengan apoyo en el momento que deciden tener hijos y que su carrera profesional no se vea afectada, parte de los apoyos pueden ser políticas que estuvieran orientadas a los hombres como los permisos de paternidad", dijo Herrera.

Las brechas laborales de salarios son de 33% comercio, 23% manufacturas y 22% en servicios; pero con mejor educación y capacidades profesionales estas brechas se pueden cerrar, coincidieron los funcionarios públicos; “parte de la solución tiene que ver no sólo con asegurar que hay un piso parejo si no hacer programas que permitan ir capacitando de manera específica a las mujeres”, dijo Herrera.

En su turno, Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), expuso que desde el punto de vista de la autonomía económica de las mujeres, “el mundo tiene que ir hacia una sociedad del cuidado, hemos hablado mucho de la economía del cuidado, pero la pandemia nos ha demostrado que la sociedad del cuidado, la que nos va a libar el cuidado a la salud, es parte de la sociedad del cuidado. La clave es la políticas de empleo y quiero agregar el cierre de la brecha digital”.

Bárcelas dijo que lo que se ha encontrado es que la Covid ha profundizado en nudos estructurales de desigualdad, “hay una contundente salida de la fuerza de trabajo de las mujeres y mayor informalidad, el empleo doméstico es uno de los que más se ha perdido en la región, 40% de empleo doméstico remunerado, las mujeres en el sector salud representan el 73.2% de los trabajadores pero ganen 21.7% menos y la carga de cuidados y sobre todo sus carencias salariales les impide también tener un acceso digital más pleno”.

Hay 4 grandes líneas, una de ellas es que la recuperación tiene que incorporar a las mujeres en sectores dinamizadores, se debe invertir en la economía del cuidado como uno de los sectores dinamizadores;  garantizar la inclusión digital y un pacto fiscal que amplifique sus ingresos, que iguale oportunidades y que les abra espacios.

Cabe destacar que la tasa de desocupación femenina en México cayó de 44.5 a 40.9, nosotros vemos en esto un retroceso de una década en el nivel y calidad de empleo de las mujeres, si consideramos la tasa de participación del 2019, la tasa de desocupación sería de 22% y no de 12% como es ahora dada esa caída en la tasa de participación.