Si Canadá decide no sumarse al pacto de entendimiento alcanzado entre México y Estados Unidos para poner nuevas reglas a la relación comercial bilateral, algunos puntos de este acuerdo, como las reglas de origen del sector automotriz, podrían tener ajustes para adaptarse a un vínculo comercial de dos y no de tres socios.

México y Estados Unidos acordaron elevar de 62.5 a 75% el requisito de contenido regional en el sector automotriz, y aunque ese nivel no se modificaría de quedar en términos bilaterales el acuerdo, sí se tendrían que reconfigurar valores y la forma de cómputo de los componentes regionales, advirtieron expertos.

El solo hecho de que la industria canadiense quedara fuera de la fórmula de regla de origen automotriz trastocaría la competitividad logística de la región de Norteamérica, porque impedirá el libre tránsito de los insumos y componentes que cruzan las fronteras de los tres países hasta por ocho ocasiones para armar un vehículo, alertó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

La semana pasada, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, mencionó que en caso de que Canadá quedara fuera del acuerdo preliminar en materia de comercio, tanto México como Estados Unidos volverían a la mesa para negociar las reglas de origen automotriz, porque el trato fue concebido para los tres, considerando la integración de los canadienses.

De acuerdo con una fuente automotriz cercana a la negociación, si Canadá no se suma al comercio trilateral, el contenido regional de la regla de origen de los vehículos no se modificará; sin embargo, se desconoce si el arancel para aquellos autos que no cumplan con el contenido siga siendo de 2.5% o mayor.

México y Estados Unidos ya negociaron, bajo el acuerdo de entendimiento, la regla de origen automotriz que partía desde 85% —exigido por Donald Trump—, pero se acordó 75% de contenido regional, del cual 40% del valor del automóvil deberá ser fabricado en una zona salarial de 16 dólares la hora; y 45% del valor de las pick up en zona de 16 dólares. Además de utilizar 70% de insumos de acero regional.

Después de acordar con México la nueva regla de origen, Trump “difícilmente” accedería a reducir 75% de contenido regional, por lo que —lo más probable— es que se puedan dar cambios en algunos criterios con el mismo objetivo de hacer crecer a su industria automotriz.

“Esto significa cambios en el conteo de las reglas, de cómo se mide el contenido, ya sin un socio”, dijo.

Octavio de la Torre, director de TLC Asociados, confió en que Canadá se mantenga en el acuerdo trilateral para no trastocar la competitividad logística de la industria automotriz, ya que el tercer país en la relación comercial bilateral procederá a sumar aranceles al costo de la manufactura.

El Centro de Investigación Automotriz estimó que un retiro del TLCAN o la implementación de aranceles punitivos podría resultar en la pérdida de decenas de miles de empleos automotrices y de repuestos en los Estados Unidos.

“Cualquier movimiento de Estados Unidos para retirarse del TLCAN o para restringir el comercio de automóviles, partes y componentes automotrices dentro de América del Norte resultará en costos más altos para los productores, menores rendimientos para los inversionistas, menos opciones para los consumidores y una menor competencia automotriz”, advirtió.

La industria automotriz en Estados Unidos es la mayor exportadora de ese país, con envíos por 137,000 millones de dólares en vehículos y repuestos a México, Canadá y el resto del mundo.

Tan sólo en el 2016, el último año para el que hay datos disponibles, los fabricantes de automóviles fabricaron más de 12 millones de vehículos en Estados Unidos, y genera más de 7 millones de empleos en territorio estadounidense.

[email protected]