México defenderá los empleos creados por las inversiones nacionales e internacionales asentadas en nuestro país, por lo que Estados Unidos debe mostrar flexibilidad en reglas de origen automotriz al otorgar un plazo mayor a las armadoras asiáticas y europeas, con el fin de alcanzar el contenido regional, dijo Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Si Estados Unidos quiere avanzar hacia un acuerdo en principio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debe flexibilizar la regla de origen automotriz y que respete las inversiones del resto del mundo, estableció el empresario.

Las reglas de origen automotriz tienen que ser flexibilizadas para poder “generar más espacio de adaptación por parte de las armadoras en México para poder integrarla a la propuesta de aumentar el contenido regional, eso significa más tiempo para realizar las adaptaciones y las inversiones; por otro lado, flexibilizar un poco para que puedan llegar a cumplir las armadoras asiáticas que han invertido en México como las europeas”, dijo. El también presidente del Consejo Consultivo de Negociaciones Internacionales sostuvo que los negociadores de los tres países siguen en la mesa de discusión, pero el principio fundamental de México es la defensa de empleos y la base de crear nuevos en los siguientes años.

En entrevista, Juan Pablo Castañón explicó que las cadenas de valor en la industria automotriz permiten proyectar que el sector mexicano podría seguir creciendo si tuviéramos un acuerdo que respete las inversiones como el vigente, pero que flexibilice los requerimientos hacia el futuro.

Al ser cuestionado sobre la queja de Donald Trump de que México y Canadá “no quieren perder la gallina de huevos de oro”, el presidente del CCE expresó: “Tampoco Estados Unidos, porque hemos visto cómo los tres países tenemos una sinergia y se han generado empleos entre los tres y competitividad para sus empresas. Nos conviene seguir unidos, nos conviene modernizar las reglas del acuerdo, pero nos tiene que favorecer a todos. Si sólo piensa que Estados Unidos es el que aporta en la competitividad de la región, estaría en un error”.

No nos conviene un mal acuerdo que atente en contra de los empleos, “preferimos seguir negociando indefinidamente hasta llegar a un acuerdo”. Al respecto, Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), afirmó que la prioridad de México, durante esta semana, debe centrarse en alcanzar una buena negociación, de calidad y largo alcance, que esté por encima de plazos perentorios o presiones políticas.

México retomará los trabajos con los equipos técnicos de Estados Unidos y Canadá, a fin de que permita alcanzar los mejores acuerdos, en la modernización del comercio y crecimiento de la inversión de la región de Norteamérica, aseguró.

A través de un mensaje, el líder del sindicato de los patrones de México reiteró su llamado al gobierno mexicano a privilegiar la calidad, idoneidad, visión de largo alcance y eficiencia en el logro de acuerdos, en beneficio de la región, por encima de presiones o plazos impuestos.

“El nuevo TLCAN deberá reflejar un acuerdo progresista, de vanguardia con respecto a cooperación internacional en términos de comercio e inversión y un arreglo que salvaguarde los principios de reciprocidad y trato de nación más favorecida que sirvan como base para modernizar integralmente el comercio y la inversión en la región”, pugnó De Hoyos.

[email protected]