Para muchos coleccionistas tener la pieza más deseada, rara y única es razón para no pensar en un tope monetario, para abrir la cartera y pagar cantidades que rayan en lo absurdo. Presentado en noviembre del 2018 durante la celebración del SEMA 2019 (Speciality Equipment Market Association), en Las Vegas, Nevada, el Shelby Super Snake Sport F-150 cumple con todas estas condiciones; para empezar el número de unidades fabricadas será de apenas 250 unidades para un mercado en donde los pick up gozan de un longevo reinado y en donde Shelby es una de las firmas más queridas.

Drama al volante

Contrario al Cybertruck de Tesla que impactó a las redes sociales por su controversial diseño, propulsión eléctrica y la aleación de acero ultrarresistente para su construcción, Shelby Super Snake Sport recurre a elementos tradicionales pero que apelan a la emoción de conducir. Por ello bajo el cofre se aloja a un descomunal motor de combustión con arquitectura V8, supercargado y una potencia de 770 caballos de fuerza.

Al descomunal cuadro mecánico hay que sumar diferentes adecuaciones en frentes como la aerodinámica o el control; de este último destaca el trabajo en el esquema de suspensiones, pues gracias a resortes más cortos, amortiguadores de competición y modificaciones en la geometría de ambos ejes, este Shelby Super Snake Sport F-150 luce más cerca del piso y, con ello, aumenta su talante deportivo. Al reducir el centro de gravedad hay una disminución importante en el balanceo de la carrocería al pasar por curvas, al acelerar y al frenar. Esta obra de edición especial aguarda a sus futuros clientes, quienes ya pueden iniciar el proceso de compra en el sitio shelby.com.

Vence al viento

Para desarrollar tal poderío recurre a elementos como una entrada de aire de alta inducción de Ford Racing, un sistema de escape Borla desarrollado a la medida, discos de freno delanteros de seis pistones, suspensión de altura variable y rines Carroll Shelby de aluminio con un diámetro de 22 pulgadas. La carrocería también fue adaptada para estar a la altura de su desempeño, por ello en el frente se aprecian entradas de aire en el cofre, parrilla y fascia, que permiten un mayor caudal de aire hacia el motor.

Shelby también advierte sobre profundas modificaciones al sistema de enfriamiento, porque la demanda de potencia obliga al motor a trabajar a un alto régimen de revoluciones, lo que podría poner en peligro la temperatura idónea de operación y comprometer las propiedades del líquido refrigerante. Lo mismo ocurrió para mantener bajo control los grados que puede alcanzar el lubricante de la transmisión. Gracias a los 770 caballos de potencia registra el 0–100 km/h en 3.45 segundos; el pick up de Elon Musk, en la versión con tres motores y tracción total, detiene el cronómetro en 2.95 segundos.

[email protected]