En una carta, 24 senadores de Estados Unidos solicitaron al presidente Barack Obama establecer protecciones contra incentivos que propicien la salida de inversiones manufactureras en el texto del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

Los legisladores urgieron a poner medidas contra reglas en el sector de servicios y las inversiones que provean incentivos a la deslocalización (offshoring) de manufacturas y de trabajos relacionados con los servicios.

También le pidieron fortalecer las reglas de origen y las disciplinas para las empresas paraestatales, así como asegurar que el TPP no restrinja el Buy american y el Buy local , programas con los cuales se incentivan las compras a empresas estadounidenses por parte del gobierno federal y los niveles subfederales.

El TPP sería un tratado con miras a liberalizar el comercio de productos y servicios y las inversiones. Además de Estados Unidos, es negociado por México, Canadá, Singapur, Malasia, Chile, Nueva Zelanda, Australia, Perú, Brunéi y Vietnam.

La misiva fue encabezada por el senador demócrata del Estado de Minesota, Al Franken. Otros de sus planteamientos incluyen que el TPP establezca disposiciones ejecutables para derechos laborales y disciplinas para evitar la manipulación cambiaria.

Actualmente los 11 países realizan una ronda de negociaciones en Nueva Zelanda, que comenzó el 3 de diciembre y culminará el 12 de diciembre.