Senadores del PRD analizan la situación en que se encuentra Pemex-Refinación, la capacidad de México en este sector, el retraso en la construcción de la nueva refinería de Tula, Hidalgo y la alta dependencia hacia la importación de gasolinas a pesar de las grandes inversiones a esa área estratégica.

En un documento elaborado por la Unidad de Evaluación y Control de la Cámara de Diputados que sirve análisis para el diagnóstico de los senadores, se destaca que la capacidad de refinación en México sigue sin cambios, con 1.54 millones de barriles diarios, debido a la obsolescencia y falta de mantenimiento de las plantas de refinación.

Se habla también del retraso que ha tenido la construcción de la refinería de Tula, en Hidalgo, que incrementaría la capacidad de refinación en 250,000 barriles diarios, que se mantuvo suspendido durante 2010 y 2011 y en febrero de 2012 se realizó la licitación para su construcción.

En el documento denominado "Petróleo y Electricidad, Sectores Prioritarios para el Desarrollo" se indica que debido a la reducida capacidad instalada de Pemex Refinación los costos de reconfiguración, mantenimiento e importación se han incrementado sensiblemente, solamente en reconfiguración y mantenimiento se acumularon más de 13,000 millones de dólares en los últimos diez años.

En los últimos cuatro años, las pérdidas de operación de Pemex Refinación se triplicaron al aumentar de 111,000 millones de pesos en 2007 a 290,000 millones de pesos en 2011; su pasivo total ascendió en el último a 757,000 millones de pesos, equivalente a 43.8% del pasivo total de Pemex; un saldo del fondo laboral de la subsidiaria por 249,000 millones; y, un patrimonio negativo de 152,000 millones de pesos.

El Sistema Nacional de Refinerías, debido a falta de efectivos programas de mantenimiento y reconfiguración, está imposibilitado para incrementar el procesamiento de mayores volúmenes de petróleo crudo, ello ha implicado que en ese mismo periodo se importen petrolíferos por 100,000 millones de dólares y 68.2 mil millones de dólares de gasolinas, es decir, 68.2% del total.

Se añade que al cierre de 2011, el volumen de gasolinas importadas representó el 53.8% del volumen de ventas internas de gasolinas, lo que representó un aumento de 12 puntos porcentuales respecto a 2007.

El informe que analizan senadores como Alejandro Encinas Rodríguez y Dolores Padierna, añade que las enormes pérdidas operativas de Pemex Refinación se explican por el bajo nivel de ingresos obtenido en el procesamiento de petrolíferos y el elevado aumento de sus costos de operación.

El documento legislativo señala que "es un círculo vicioso en el que la falta de capacidad de refinación, por escasez de infraestructura, no genera ingresos y ello mismo ocasiona la dependencia de importaciones de productos con valor agregado".

RDS