El Senado de la República pidió a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) comprobar la veracidad de la información comercial del tequila y otras bebidas a base de agave, así como implementar mecanismos de verificación permanente en los lugares en las fábricas e ingenios.

En su petición, el órgano legislativo indicó que operativos de la Profeco han demostrado que cuatro de cada 10 botellas de tequila en México están adulteradas, lo que representa un riesgo para la salud de quienes las ingieren.

Además, de acuerdo con el Consejo Regulador del Tequila, dicho licor es la principal bebida adulterada en el país y en los tres últimos años se han vendido más de 60 millones de litros falsificados.

La Cámara Alta precisó que, de acuerdo con la Profeco, en el 2010 y el 2011 se detectó que 82% de las bebidas alcohólicas que ostentan la frase 100% de Agave o Elaborado a base de Agave incumple con las normas aplicables.

Por ese motivo, demandó a dicha dependencia federal poner en marcha operativos de verificación en los puntos donde se elaboran estos productos del agave, derivado del alto riesgo para la salud que generan las bebidas alcohólicas que incumplen con las normas establecidas, advirtió el Senado de la República.