El secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Roberto Campa Cifrián, anunció que el Senado de la República abrirá dos meses de consulta —mayo y junio— para buscar acuerdos y llevar adelante la puesta en marcha de la reforma de justicia laboral.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional del Trabajo, en la Residencia Oficial de Los Pinos, Campa Cifrán expuso que el ambiente electoral que se vive en el país “enrareció” el trabajo legislativo, lo que frenó el avance en las leyes secundarias que deben dar cumplimiento a la reforma laboral aprobada en febrero del 2017.

Expuso ante sindicalistas de todas las corrientes (independientes y oficiales), empresarios, especialistas y trabajadores, que “ya está fuera de tiempo la reforma; y no ha concluido porque no se tienen los consensos; el Senado de la República ha acordado abrir una etapa de discusión en mayo y junio y resolverlo en extraordinario en julio”, afirmó.

Tras presentar un panorama en el que, dijo, “trabajaremos sin descanso para seguir haciendo de este el sexenio del empleo”, el titular del trabajo asumió que uno de los temas de mayor preocupación en el sector laboral es la reforma.

Lo anterior, detalló Campa, debido a que, el año pasado, el Constituyente Permanente reformó la Constitución en su Artículo 123, y lo hizo con los siguientes propósitos: transformar la justicia laboral para pasar de un esquema de justicia administrativa tripartita a uno de derecho en tribunales del Poder Judicial; fortalecer los mecanismos de conciliación federales y locales y concentrar las tareas registrales de la vida laboral en un solo Instituto Nacional, y garantizar plena democracia y transparencia en la vida sindical para que los trabajadores se hagan cargo de las decisiones que les atañen”.

Asimismo, dijo que, para la entrada en vigor de la reforma, el Congreso de la Unión debe aprobar la legislación secundaria. El proceso legislativo ya está fuera de tiempo y no ha concluido porque todavía no se tienen los consensos mínimos necesarios para un asunto de esa envergadura.

Dijo que fueron advertidos por muchos protagonistas del riesgo que representaba un mal proceso legislativo para un tema tan sensible como éste y que se enturbiara con el ánimo social. De tal manera que el proceso de cambio, que contempla la desaparición de las juntas de Conciliación y Arbitraje, así como la creación de tribunales laborales, tendrá que esperar a que se logren los consensos, pese a que el titular de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Carlos Aceves del Olmo, afirmó que se había cancelado la reforma.

[email protected]