Además de 29 ordenamientos legales secundarios, el presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, aseguró que existen al menos tres aspectos que también deberán quedar definidos para implementar la reforma energética: el debate de porcentajes de contenido nacional en la industria, modificaciones en la legislación agraria y sobre todo, que el gobierno federal garantice la seguridad en zonas francas donde los inversionistas requieren certidumbre.

En el quinto Foro Petróleo y Energía, explicó que dentro del paquete normativo que no tiene todavía fecha de envío al ejecutivo, será fundamental que se revisen ordenamientos en materia de seguridad, aunque buena parte de que ésta mejore en el país dependerá del acceso a un mejor entorno económico para lo cual se aprobó la reforma energética.

"Yo creo que las señales de certidumbre jurídica de la aplicación del estado de derecho por parte del Presidente y del secretario de Gobernación son señales muy positivas que entre otras afectan positivamente el mensaje de una reforma energética que hemos logrado aprobar", dijo.

En cuanto a la legislación agraria, Penchyna explicó que "hay todo un tema de derechos superficiales que ya contempla la reforma, está el tema de propiedad y derecho de la tierra para poder agilizar los procesos y salvaguardar los derechos de los propietarios, son aspectos que nosotros estamos obligados a revisar como parte de la reforma energética".

En entrevista, el legislador se comprometió a que la legislación secundaria estará lista antes del mes de abril en lo técnico y operativo aunque el régimen fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex) podría discutirse en estos meses o posponerse hasta la elaboración del paquete económico 2015.

SIN CONTROVERSIAS

Penchyna aseguró que la reforma aprobada no es materia de consulta popular ya que en la normatividad vigente cuenta con todos los elementos que incluso invalidarían cualquier controversia constitucional que, de interponerse, favorecería los cambios frente a la Corte.

Según él, los cambios a los tres artículos constitucionales, más los 21 transitorios no dejarán sorpresas a la legislación secundaria: " se ha dicho mucho que el diablo está en los detalles, bueno, nosotros lo metimos con los detalles en los 21 transitorios para no dejar terreno a las dudas o la especulación", dijo.

Además respondió a quienes consideran que las tarifas de electricidad deberían quedar en manos de la Comisión Reguladora de Energía que las atribuciones de cada organismo ya se han planteado y sólo se detallarán, por lo que según él no corresponde a este regulador en materia de electricidad la definición sobre las tarifas que seguirá fijando el gobierno federal.

A partir de instaurada la reforma consideró que los precios de electricidad y gas podrían empezar a bajar en 18 meses, aunque los verdaderos beneficios de los cambios se observarán en una década.

[email protected]

mac