Las medidas anunciadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para mejorar la seguridad de la red carretera del país forman parte de las actividades permanentes que realizan con el fin de fortalecer la regulación actual, pero hay que seguir trabajando con todos los involucrados , precisó a El Economista Felipe Duarte, subsecretario de Transporte de la SCT.

En el autotransporte participan muchos agentes económicos; todos, con intereses legítimos, pero igual los usuarios deben ser escuchados , dijo en entrevista.

Luego de la publicación de ocho puntos para mejorar la supervisión del sector, organizaciones como la Asociación Nacional del Transporte Privado (ANTP) y la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram) han indicado que las mismas no responden de fondo el tema de la seguridad vial, aunque entre ellos también hay diferencias.

Mientras los primeros rechazan que los tractocamiones doblemente articulados (fulles) sean la causa de los accidentes, los segundos, junto con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) sí lo consideran cierto y piden que sean retirados de la circulación. Esta organización ha avalado públicamente las medidas de la SCT.

Como están las cosas, la Policía Federal de Caminos debe realmente cumplir con el objetivo de cuidar la seguridad vial, dentro de lo deteriorada que está la norma. Además, debemos esperar el resultado del estudio que hará la UNAM y estoy seguro que no aplaudirá el uso del doble remolque cuando en el país fácilmente circulan vehículos en las carreteras con más de tres millones de estudiantes , refirió el presidente de Conatram, Elías Dip.

Duarte explicó que a pesar de no existir una norma internacional sobre pesos y dimensiones, nuestro país opera con parámetros similares al de otros países y está previsto hacer adecuaciones cuando sean necesarias. En Estados Unidos la regulación establece un peso máximo de 36 toneladas, pero en estados como Michigan y Nueva York se permiten hasta 74, en Canadá 62 y en Brasil entre 57 y 74 toneladas.

En el caso de México, ayer se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la suspensión por seis meses al transitorio segundo de la Norma Oficial Mexicana 012, que permitía hasta 80 toneladas de peso bruto vehicular máximo y quedó en 75.5 toneladas. El vencimiento original era en el 2013.

PESOS Y REVISIONES

La SCT también dio a conocer que a partir de hoy las empresas y personas físicas permisionarias de los servicios de autotransporte federal y transporte privado de carga que utilicen para su operación configuraciones vehiculares camión-remolque y tractocamión doblemente articulado deberán someter sus vehículos (propios o arrendados) a la verificación obligatoria de condiciones físico-mecánica .

El plazo otorgado por la autoridad para dar los certificados será de 60 días naturales.

Respecto de la contratación de 60 inspectores adicionales a los 430 existentes y la compra de 25 básculas más (actualmente hay 63 en centros SCT del país), el Subsecretario de Transporte explicó que se hará con recursos de la Secretaría de Economía.

DISCREPAN GRUPOS TRANSPORTISTAS

ANTP PIDE ?A LA SCT NO CEDER A PRESIONES

La Asociación Nacional del Transporte Privado (ANTP) reiteró su petición al gobierno federal de no ceder a intereses particulares en materia de seguridad y llamó a privilegiar el diálogo para dar respuesta con medidas efectivas y a la altura al tema de la seguridad vial.

En un comunicado, la organización que agrupa a empresas como Cemex, Corona o FEMSA, lamentó que un tema técnico se pretenda resolver cediendo a presiones políticas y manifestaciones de algunos dirigentes transportistas que sostienen de manera equivocada que el peso de carga haya sido la causa directa de los accidentes carreteros cuando han encontrado otros motivos y lo que se busca es eliminar el uso de doble remolques.

MEDIDAS NO VAN A FONDO

La ANTP consideró que las medidas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no van al fondo de la solución, por lo que demandó la aplicación de la normatividad existente, que implica, entre otras cosas: sacar de circulación unidades con más de 17.5 años de antigüedad que aún circulan por las carreteras del país.

Cualquier configuración vehicular es potencialmente riesgosa en todo el mundo si no se cumple con la regulación, la capacitación, la aptitud psicofísica del operador y las condiciones físico mecánicas mínimas que garanticen su circulación , agregó.

alejandro.delarosa@elecnomista.mx