El sector patronal de México demandó a la Secretaría de Hacienda y el Congreso preparar un presupuesto de egresos para el 2020 “equilibrado” y responsable, puesto que la estrategia de ejecución del gasto público actual “ha sido desastrosa”.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) dijo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha intentado llevar un gasto eficiente de través de la centralización, sin embargo, ha creado un subejercicio y cuellos de botella.

”Para lograr un gasto público eficiente resulta indispensable consolidar los procesos de evaluación fiscal que permitan saber dónde y cuándo es viable implementar recortes. A partir del Sistema de Evaluación de Desempeño de la Secretaría de Hacienda pueden establecerse nuevos mecanismos de medición capaces de identificar áreas de oportunidad y deficiencias, buscando en todo momento dar seguimiento a los avances en los programas presupuestados”, planteó el líder empresarial.

 

 

A través de su mensaje Señal Coparmex, De Hoyos propuso reducir los plazos para que la Auditoría Superior de la Federación pueda analizar el destino de los recursos de la cuenta pública, y con ello se pueda desalentar e identificar la corrupción, así como los malos manejos y la opacidad en el gasto público federales, estatales y municipales.

Una tercera medida que puede resultar útil dentro del Presupuesto federal serían las gratificaciones presupuestarias a los gobiernos locales con base en su deficiente desempeño. 

Se podrían establecer indicadores internacionales de buenas prácticas como criterio para la asignación de transferencias federales adicionales, abundó el presidente de Coparmex.

De Hoyos cuestionó que en el presupuesto 2019 se observó un aumento en el gasto social del 6% respecto al presupuesto de 2018. Sin embargo, los gastos se han enfocado en proyectos y programas sin reglas de operación, con riesgos clientelares y dudas graves acerca de la rentabilidad a largo plazo de dichos proyectos como el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas.

abr