Si el gobierno de Andrés Manuel López no toma las decisiones importantes que generen certidumbre jurídica a los inversionistas, sobre todo en materia energética, el crecimiento económico de México podría ubicarse entre 0.50 y 0.75% al finalizar el 2019, alertó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

“Las decisiones de esta administración han generado inseguridad jurídica y falta de crecimiento económico, en la antesala de una recesión”, afirmó.

En conferencia de prensa, el dirigente del sector patronal de México sostuvo que el talón de Aquiles de este gobierno es el sector energético, que con decisiones y mecanismos del pasado han hecho daño a la confianza del país.

Insistió en que si no hay decisiones, el crecimiento económico seguirá agravándose. Así que “el llamado es para el gobierno federal a que no desaproveche los múltiples y cotidianas oportunidades que se tienen para generar certidumbre, aunque es responsabilidad de muchos, el primer responsable de crear condiciones de certidumbre es el gobierno federal y ahí hay oportunidades en el sector energético que detonarán crecimiento.

El nombre del juego (para que los indicadores macroeconómicos se eleven) es confianza, certidumbre, y si algún sector es el talón de Aquiles, es el energético, y aunque ha habido posiciones desafortunadas en materia de infraestructura, probablemente es ese sector con mayor afectación.

“Si se toman decisiones tales como concluir la disputa con las compañías que construyen los distintos ductos para suministrar energéticos, si se reaperturan los procesos de alianza con las empresas privadas de farmouts, o si se reactivan las rondas que estaban en marcha y había decisiones de inversión en las tesorerías de las empresas y grupos internacionales, esto podría ser uno de los catalizadores para detonar el crecimiento económico”, afirmó el presidente de la Coparmex.

En días pasados, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó el crecimiento económico de México a la baja para el 2019, en 0.9% del PIB; ahora, el dirigente de los patrones del país comentó que con base en análisis de impacto por no realizar inversiones en el sector energético, la actividad económica del país desaceleraría aún más a lo que ya ha presentado en el primeros meses del año y crecer quizás 0.50 por ciento.

Al respecto, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, sostuvo que “este año no vamos a crecer pues no existe inversión privada. Todos los bancos y analistas económicos están proyectando una disminución en la tasa de crecimiento económico. No es una buena noticia”, sin embargo, sostuvo que confían en que las cosas se empiezan a acomodar “y hemos explicado que no se crece porque no hay inversión”.

“Creemos que con el hecho de que los bancos tienen disponibilidad de 500,000 millones de pesos y las reglas claras en el sector energético, que es el más importante y el que más va mover la aguja de la inversión, es de lo que estábamos esperando”, afirmó Carlos Salazar.

[email protected]