El sector automotriz no tuvo los daños esperados como consecuencia del tsunami que azotó Japón hace dos meses, aunque ese país sí dejó de surtir a las empresas locales, aseguró el presidente estatal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Alfonso García Alcocer.

El problema no alcanzó a pegar a la industria queretana, ya que los inventarios fueron suficientes para que esta situación no causara una crisis en la entidad.

Los inventarios y piezas en bodega impidieron que el sector, uno de los más importantes del estado, sufriera pérdidas a partir de su relación comercial con el país nipón.

Para el líder de la Coparmex, el sector aeronáutico, las Tecnologías de la Información y el ramo automotriz constituyen los tres pilares del desarrollo económico de Querétaro.

Son las tres áreas que detonan fuertemente y nos dan el impulso para el Producto Interno Bruto , reiteró García Alcocer.

A mediados de marzo pasado, la propia Coparmex previó la posibilidad de que algunos proyectos del sector se postergaran por lo menos seis meses, por la situación de emergencia que vivía Japón tras el tsunami y se dejaran de exportar autopartes.

Consideraba que el ramo automotriz se vería afectado por la relación comercial que sostenía con ese país, pero advertía que eso no frenaría el avance de la industria ni causaría graves pérdidas económicas.

Dos meses más tarde, la Coparmex descartó daños económicos para el sector automotriz, porque reportó una actividad normal en el periodo.