La industria automotriz en Estados Unidos calificó “decepcionante” la política arancelaria que impuso Donald Trump a las importaciones de acero y aluminio provenientes de sus socios México y Canadá.

John Bozzella, Presidente y CEO de los fabricantes de automóviles para América (Global Automarkers) afirmó que es una decisión contraproducente porque aumentará los precios de los vehículos en Estados Unidos. 

“La decisión del presidente de imponer aranceles significativos en acero y aluminio importaciones de la Unión Europea y nuestros socios comerciales del TLC es decepcionante y contraproducente”, estableció el organismo que aglutina a marcas como Nissan Toyota, Suzuki, Kia, Hyundai, Ferrari, y otras.

Bozzella explicó que un arancel es un impuesto y esta acción aumentará los precios, lo que afectará a los productores estadounidenses de automóviles y sus clientes. “Cualquier represalia por nuestros socios comerciales se multiplicará este daño y no hacer nada para fomentar las exportaciones de Estados Unidos”, aseveró.

abr