El representante de los trabajadores del sector automotor de Estados Unidos dijo este jueves que el grupo aumentará los esfuerzos para convencer a los consumidores del país que no compren vehículos armados en otros países, incluyendo a los vendidos en Detroit.

"Si no es hecho en Estados Unidos, no lo compre", dijo Dennis Williams, presidente del sindicato United Auto Workers (UAW), en respuesta a preguntas de medios sobre el hatchback Chevrolet Cruze de General Motors, armado en México, y sobre el SUV Buick Envision, que GM importa desde China.

United Auto Workers está trabajando en una campaña publicitaria para la promoción del mensaje de "Compre estadounidense", explicó Williams. "Podrían volver los boicots", advirtió el líder sindicalista.

erp