La Secretaría de Turismo publicó ayer el acuerdo con el que su titular, Miguel Torruco, delega facultades a sus dos colaboradores más cercanos: Humberto Hernández-Haddad y Alejandro Aguilera, el primero en su calidad de subsecretario de Calidad y Regulación y el segundo como titular de la Unidad de Asuntos y Cooperación Internacionales.

Con el objetivo de procurar una mejor organización del trabajo administrativo (en pleno proceso de reactivación del sector) y agilizar el despacho de los asuntos competencia de la dependencia se plantearon los ajustes, mismo que tendrán carácter temporal porque aún falta que se oficialice la nueva estructura orgánica que planteó el presidente López Obrador, con la que se crea la Subsecretaría de Turismo.

Algunas de las funciones de Hernández-Haddad son: coadyuvar con las autoridades competentes, para el desarrollo turístico sustentable en zonas arqueológicas, parques naturales y demás segmentos y productos turísticos relacionados con la naturaleza, coordinar con las autoridades de los tres órdenes de gobierno y con organismos de los sectores social y privado, nacionales e internacionales, para fomentar y facilitar el flujo de turistas en el territorio nacional y dirigir el diseño, integración y coordinación de la estrategia integral de impulso, fomento y atracción de inversiones turísticas, tanto nacionales como extranjeras.

Además de diseñar y dirigir los programas y actividades de promoción y comercialización turística, que es una de las principales peticiones en este momento del sector privado, el funcionario tendrá la responsabilidad de asistir al titular de la Secretaría en la suscripción de mecanismos de cooperación internacional con organismos internacionales vinculados a la actividad turística.

Por su parte, Aguilera deberá dirigir los procesos de planeación y programación institucional, con el apoyo de las unidades administrativas de la dependencia, programar y administrar los instrumentos y procedimientos para el seguimiento y evaluación de las entidades paraestatales sectorizadas y vigilar que conduzcan sus actividades de acuerdo al Programa Sectorial de Turismo y de los programas regionales y especiales correspondientes.

El gran jefe de oficina

El acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) también detalla que la persona titular de la Jefatura de Oficina del Secretario, cuyo nombre no aparece en el organigrama actual, tiene que proponer al secretario estrategias, políticas públicas y esquemas de gestión del desarrollo turístico nacional que permitan fomentar la colaboración con las autoridades competentes en los tres órdenes de gobierno y los organismos privados, académicos y sociales, nacionales e internacionales que intervienen en la actividad turística.

Como segundo punto, es el responsable de definir los mecanismos de interlocución entre la dependencia y la Oficina de la Presidencia de la República. Con las nuevas funciones delegadas, el titular de la Dirección General de Normalización y Calidad Regulatoria Turística tiene que coordinar las políticas, estrategias y campañas en materia de promoción turística.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx