Las empresas mexicanas están teniendo más presencia en el mercado estadounidense gracias a su fortaleza y al crecimiento comercial entre ambas naciones, comentó Leo Martínez-Díaz, secretario adjunto para el Hemisferio Occidental del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

México dejó de ser sólo un destino de inversiones, ahora es un inversor importante en Estados Unidos y reflejo de ello es que al 2011 la inversión extranjera mexicana suma los 12,500 millones de dólares , dijo.

Dentro de los mercados que las empresas están ocupando se encuentran el cemento, la tortilla y los productos lácteos.

De acuerdo con el funcionario, el TLCAN benefició en una primera etapa a ambas economías, dando menores costos de producción a las empresas estadounidenses, mientras que a las empresas mexicanas las dotó de una cadena de valor, al mismo tiempo que se generaban más empleos en la economía local.

Esto se reflejó en el rápido crecimiento del comercio entre México y Estados Unidos, el cual se incrementó 500% desde la firma del Tratado de Libre Comercio.

Así, la importancia del comercio bilateral es significativa en varias regiones de Estados Unidos, donde 60% de las exportaciones de la ciudad de Detroit es hacia México, al igual que 40% de las exportaciones de la ciudad de San Diego.

Ahora estamos en una nueva etapa, donde las empresas mexicanas ya están incursionando cada vez más en Estados Unidos, le venden más productos generan empleos del otro lado, dado que actualmente 6 millones de empleos en América del Norte dependen del comercio con México , destacó Leo Martínez-Díaz.

No obstante, el ejecutivo recomendó que ambos países deben trabajar más en la cooperación para salvar obstáculos legales y operativos que puedan detener el comercio binacional.

Entre los temas pendientes, destacó la importancia de homologar los procesos de logística y transporte, los cuales son clave para incrementar la competitividad de la zona, al igual que los temas de cooperación comercial fronteriza.

Ambos países están revisando una reforma fiscal, lo que de darse en el corto plazo daría mayor ventaja a ambos lados de la frontera, generando mayor flujo comercial , explicó.

Finalmente, el funcionario indicó que a pesar de que ambos países están en un proceso electoral para renovar las presidencias, esto no será un factor que altere el nivel y la cooperación comercial existente entre las dos naciones.

lflores@eleconomista.com.mx