El cambio tecnológico ha ayudado a mejorar la producción, la cosecha; sin embargo, “vemos que 80% de la superficie agrícola es utilizada por grandes empresas que dan de comer solamente al 20% de la población. El 80% de la población del mundo es alimentada por los pequeños productores, productores que tienen parcelas de 1 a 5 hectáreas cuando más y que combinan buena parte de su producción o milpas, huertos o sistemas productivos de larga data”, expuso María de Jesús Ordóñez, investigadora de la UNAM

Durante su ponencia en el webinar Laboratorio de Soluciones: Cultivando nuestro futuro” señaló que en México tenemos una importante historia en donde, a diferencia del viejo mundo, se desarrolla una agricultura sin animales, con labranza cero, en donde la mano de obra del campesino hace que los suelos sean fértiles, se mantengan durante grandes periodos de esta fertilidad y que hoy en día 10,000 años después, siguen siendo productivos.

No obstante, “la mecanización ha venido desbancando a los productores, campesinos, los ha obligado a salir a buscar otro empleos, de tal manera que ahora México tiene menos del 20% de su población dedicada a las actividades agropecuarias, tienen que migrar porque las condiciones que el mercado impone a sus productos nos hace no ser competitivos”. 

En ese sentido, dijo hay que evaluar qué tecnologías queremos incorporar, “qué tecnologías deberíamos incorporar y el papel de la mujer con la migración en los huertos, más del 50% de quienes los cuidan son mujeres y la edad promedio, 70 años”.

abr