La Auto Alliance, integrada por Volkswagen, BMW, Mazda, Toyota y otras ocho empresas, rechazó la nueva propuesta estadounidense de reglas de origen de la industria automotriz presentada como parte de la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Los miembros de la Alianza respaldan el objetivo de la administración de aumentar la fabricación de automóviles y los puestos de trabajo en Estados Unidos”, dijeron en un comunicado. “Sin embargo, hay un equilibrio delicado que debe alcanzarse con las reglas de origen automáticas, una que continúa incentivando la producción en América del Norte versus la renuncia a los beneficios del TLCAN y el traslado de la producción a otras regiones de producción de bajo costo”.

La Auto Alliance es una organización de 12 empresas que representan 70% de las ventas anuales de automóviles y camiones ligeros nuevos en Estados Unidos y está conformada por BMW, FCA, Ford, GM, Jaguar, Land Rover, Mazda, Mercedes Benz, Mitsubishi Motors, Porsche, Toyota, Volkswagen y Volvo.

“A la Alianza le preocupa que el borrador que se está debatiendo actualmente no logre el objetivo de la administración, e insta a garantizar que un TLCAN modernizado continúe logrando el equilibrio correcto”, añadió.

En contraste, el Consejo Americano de Política Automotriz (AAPC, por su sigla en inglés, e integrado por Ford, General Motors y Fiat-Chrysler) manifestó que respalda la nueva “dirección” que han tomado las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) referentes al sector automotriz.

“(La AAPC) y sus miembros respaldan la modernización del TLCAN y aprecian el diálogo constructivo que ha tenido lugar entre la industria estadounidense y la administración para actualizar las reglas de origen automotrices”, refirió el organismo en un comunicado.

El AAPC representa los intereses comunes de política pública de sus integrantes, FCA US LLC, Ford Motor Company y General Motors Company, empresas que son el corazón de la base industrial de armado de vehículos automotores de Estados Unidos.

“Un resultado equilibrado es fundamental y nos sentimos alentados por la dirección que han tomado las discusiones en las últimas semanas. Compartimos las metas generales de la administración de fortalecer la fabricación de automóviles en los Estados Unidos y crear empleos, y dada la importancia del TLCAN para la industria de los EE. UU., instamos a los negociadores a completar rápidamente las negociaciones”, opinó la AAPC.