Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, afirmó que tiene la intención de hacer el mejor esfuerzo para tratar de llegar a un acuerdo completo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), porque no tiene sentido apuntar a un resultado parcial.

Indicó que se quedará en Washington el tiempo que sea necesario por las negociaciones para actualizar el TLCAN, con la previsión de que trabajará toda la semana

El funcionario reanudó las conversaciones este lunes con el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien tenía programada para ese mismo día una reunión con la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, la cual se pospuso para este martes.

Después de su encuentro con Lighthizer, Guajardo externó que los progresos dependerán de que todas las partes sean flexibles. “Esperamos que esta semana sea altamente productiva, y es por eso que estamos aquí”, dijo.

En lo que se ha llamado la octava ronda informal de conversaciones, las reuniones ministeriales se retomaron tras haber sostenido encuentros bilaterales y trilaterales del 24 al 27 de abril, también en Washington.

Estos formatos de negociación forman parte de la recta final de las negociaciones, en la que se espera que se destraben los puntos de más confrontación en la actualización del TLCAN. “La idea es hacer el mejor esfuerzo para intentar llegar a un acuerdo completo” en lugar de “un resultado parcial”, comentó Guajardo.

El gobierno mexicano dijo a primera hora del lunes que Guajardo se reuniría además con el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow. El secretario de Asuntos Exteriores, Luis Videgaray, viajó a Estados Unidos para reunirse también con Lighthizer y Peter Navarro, asesor de Manufacturas y Comercio de la Casa Blanca.

Asimismo, una fuente al tanto de las conversaciones comentó que Estados Unidos ha presentado propuestas que no son operables como parte de la renegociación del TLCAN.

El gobierno del presidente Donald Trump propuso que 40% del contenido de un automóvil se fabrique utilizando mano de obra pagada de 16 dólares o más por hora para tener derecho a ser exportado sin cobro de aranceles en el marco del TLCAN. Para una camioneta pick up, elevó el mismo tipo de requisito a 45 por ciento.

La fuente expuso que las empresas automotrices podrían esquivar este requerimiento con sólo pagar el arancel de 2.5% a las aduanas de Estados Unidos para introducir autos a ese país desde México o Canadá.

En particular, las nuevas reglas que acordarían estos negociadores tratarían sobre los requisitos para que un auto nuevo no pague aranceles si se comercializa dentro de la región de América del Norte.

Pero al margen de esas reglas, la Organización Mundial de Comercio permite exportar un auto de cualquiera de sus miembros al mercado de Estados Unidos si se paga un arancel de 2.5 por ciento. Para el caso de las camionetas pick up esa tarifa es de 25 por ciento.

rmorales@eleconomista.com.mx