Dentro de Pemex se han hecho varios trabajos para apoyar la consolidación de compras en una sola área o cartera, el primero de ello es el promovido por el entonces director Luis Ramírez Corzo, llamado Proyecto SUMA, que en esencia era un proyecto de gestión horizontal, en el que las actividades comunes de la empresa se integrarían en una sola oficina.

Así, lo mismo Compras que Jurídico, Administración y Finanzas serían áreas donde la gestión se haría de manera transversal entre los cuatro organismos y el corporativo. La intención del proyecto SUMA (de mayo del 2004) era desaparecer las compras individuales y centralizarlas desde el corporativo, en donde se harían estrategias de inteligencia de mercado.

El proyecto pretendía hacer a un lado a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público o Laarsp, así como a la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas o LOPSRM.

El segundo intento se hace a partir de la reforma de las leyes secundarias de otoño del 2008, que dieron base para crear las Disposiciones Administrativas de Contratación o DAC y el conflicto tanto con la Laarsp como con la LOPSRM es muy grande.

Entonces, las DAC terminaron como un sistema de contratación de asignaciones simpli?cadas, que en algunos casos se convertían en asignaciones directas sin mediar un proceso transparente.

Las DAC se presentaron el 6 de enero del 2010 y luego fueron reformadas el 10 de marzo del mismo año, con este tipo de proyectos se pretendió poner en marcha diversos proyectos de Pemex de una manera mucho más eficiente y transparente. Los proyectos con costos menores a los 400 millones de dólares podían ser decididos por los consejos de cada organismo y por arriba de este monto tendrían que ser decididos por el Consejo de Administración de Pemex.

La creación de la nueva dirección de compras de Pemex es el tercer intento formal de centralización y control de compras, así como el intento de lograr ahorros a partir de la consolidación de las adquisiciones.

[email protected]