La actividad de manufacturas de Brasil se contrajo en junio por primera vez en 15 meses, indicó un sondeo privado, debido a una huelga de camioneros que causó bloqueos de carreteras y complicó el transporte de suministros, elevando los costos.

El Índice de Gerentes de Compra (PMI) compilado por la firma Markit bajó a 49.8 en el sexto mes del año desde 50.7 en mayo, situándose por debajo del umbral de 50 que separa el crecimiento de la contracción por primera vez desde marzo del 2017.

“Tal como se esperaba ampliamente, debido a los efectos de la huelga de camioneros, el sector de manufacturas de Brasil cayó en contracción durante junio”, dijo la economista de Markit, Pollyanna De Lima.

Pero “las compañías esperan que el enfriamiento sea de corto plazo y que la producción se expanda en los próximos 12 meses”, añadió la especialista.

Crecimiento de 1.5%

Por otra parte, Brasil tendrá un crecimiento económico bajo este año: de apenas 1.55%, según previsiones del mercado financiero para la mayor economía de América Latina, cuyas cifras de desempeño económico siguen sin despegar.

El boletín Focus, publicación semanal del Banco Central de Brasil, señaló que analistas y economistas prevén un crecimiento de 1.55% para este año y de 2.5% para el 2019.

Ello representa una contracción de las previsiones para este año y para el próximo respecto a semanas anteriores, después de que indicadores oficiales mostraran que Brasil tiene lejos el objetivo marcado por el gobierno de crecer a 3.0 por ciento.

“La revisión está asociada con el cese de actividad al comienzo de año, la debilidad en los indicadores de confianza para las empresas y los consumidores y la posibilidad de impactos directos e indirectos como consecuencia de la paralización del sector del transporte de carga a finales de mayo”, destacó el informe.

La caída de las inversiones y los débiles indicadores de la industria y los servicios empujaron a la baja el Producto Interno Bruto (PIB) en lo que va del 2018, y la previsión es que en el segundo trimestre el crecimiento sea entre 0.8% y 0.

El desempleo alcanzó en el trimestre de marzo a mayo un nivel de 12.7% y se situó en 13.2 millones de personas, según datos oficiales, lo que supone una de las principales lastras para el crecimiento de un país que entre el 2014 y 2016 perdió 7.0% del PIB en una dura recesión. El cambio refleja el profundo impacto de las protestas que se extendieron hasta los últimos días de mayo, cuando camioneros bloquearon autopistas y provocaron escasez de productos en todo el país. (Con información de Reuters y Notimex)