El Indicador IMEF Manufacturero registró en noviembre una caída de 0.4 puntos y se ubicó en 49.7 unidades en su serie desestacionalizada.

Esta medición varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica de México.

A su vez, el Indicador IMEF No Manufacturero bajó 1.1 puntos, para ubicarse en 49.2 unidades.

“Los resultados de la encuesta de noviembre del 2018 confirman el debilitamiento de la actividad económica que se había registrado al inicio del último trimestre del año, el cual incluye a ambos sectores: manufacturero y no manufacturero”, explicó el IMEF.

Destaca la fuerte caída mensual del índice ajustado por tamaño de empresa y del subíndice Producción, ambos en el sector manufacturero, los cuales disminuyeron en 2.3 puntos porcentuales en la encuesta de noviembre.

Con relación al entorno internacional, los miembros del Comité del Indicador expusieron que Estados Unidos sigue mostrando crecimiento robusto y que seguramente finalizará el 2018 con una expansión cercana a 2.5% en su PIB.

Un reflejo de la solidez de dicha economía es la tasa de desempleo, que sigue ubicada en un nivel históricamente bajo (3.7%). “Al parecer, el impacto de la reforma de disminución de tasas tributarias llevada a cabo en enero sigue teniendo repercusiones positivas sobre la actividad económica”, expuso el Comité, en su reporte mensual.

Los integrantes del Indicador IMEF prevén que durante su última sesión del año el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal decida ajustar al alza en 25 puntos base su tasa de referencia, básicamente para continuar con su proceso gradual de normalización de la política monetaria y contener presiones alcistas en las expectativas de inflación. Se coincidió en que, a pesar de que la economía estadunidense podría desacelerarse marginalmente en el 2019, no se vislumbra que entre en recesión. Si acaso, dicha situación podría materializarse en el 2020 y hacia el 2021.

En cuanto a la evolución y perspectivas de la economía de México, se destacó que la inversión, de acuerdo con los últimos datos, mostró una contracción y se observó la misma tendencia negativa en sus componentes de la construcción y en maquinaria y equipo, nacional e importada. Por su parte, el consumo moderó su expansión de acuerdo con las cifras de la ANTAD a octubre.

[email protected]