El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dio carpetazo a las diferencias que se dieron durante la campaña con Andrés Manuel López Obrador (AMLO), por lo que se encuentra en puerta una reunión preparatoria entre el empresariado mexicano y el presidente electo de México. “Empieza una nueva etapa para construir una visión moderna de país”, afirmó su dirigente, Juan Pablo Castañón.

El presidente del empresariado mexicano palomeó el primer discurso de AMLO como presidente electo de México, en donde calificó como positivo que Obrador “quiera trabajar en la libertad de empresas para el progreso de México, en autonomía del Banco de México y disciplina monetaria y fiscal, que honrará los compromisos contraídos y que estaría conduciendo en las causas legales en los temas de los contratos energéticos. Mientras dé certeza jurídica a los contratos que estén hechos correctamente dará confianza a futuras inversiones”.

Durante una entrevista, Castañón reiteró la confianza de los inversionistas a mantener creciendo los capitales y, en los puntos donde haya divergencias, se encuentren soluciones con diálogo. Aunque destacó que existe inquietud porque Morena ganó la mayoría en el Congreso, porque no se trata de realizar modificaciones legales por la visión partidista, sino de  construir la unidad en los proyectos de la nación.

Lo anterior, porque el próximo presidente de México dijo en campaña que echaría atrás la reforma educativa, revisaría la reforma energética y modificaciones a la laboral.

El empresario instó a todos los políticos y al equipo de transición a trabajar en una agenda de apertura, de diálogo sincero y profundo. “Continuar con esta agenda, tanto nosotros como el presidente electo, sobre el cuidado de las variables económicas, gasto público, inacción, estabilidad macroeconómica y confianza”.

Mencionó que desde días antes se buscó a Alfonso Romo y se ha venido platicando con él, y ahora al haber sido asignado como el jefe de oficina y la coordinación en temas económicos, junto con el futuro secretario de Hacienda, “esperamos poder reunirnos en estos días y empezar a delinear un plan de trabajo en conjunto en donde haya compromiso de ambas partes”.

Aseguró que “México está en condiciones de generar confianza al exterior y, por supuesto, eso nos genera confianza y sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado y podemos seguir construyendo”. Una vez terminado el proceso y se formalicen los resultados electorales, urge buscar la unidad de los empresarios para seguir trabajando para un país abierto y con prosperidad, en el combate a la inseguridad e impunidad y se promueva la competitividad.

lgonzalez@eleconomista.com.mx