Santander y BBVA quieren echarle una mano a Volkswagen. La compañía alemana firmó el pasado 4 de diciembre un crédito multimillonario de 20,000 millones de euros con trece bancos a un plazo de doce meses. Se trata de un préstamo puente hasta que logre recuperar la confianza de los inversores y pueda realizar de nuevo emisiones de bonos en los mercados internacionales. Así podrá ir cubriendo las multas y las compensaciones multimillonarias a las que se enfrenta la compañía por el escándalo de las emisiones de sus motores diesel.

NOTICIA: Escándalo de emisiones en VW, menor de lo temido

Según ha podido saber por el diario Expansión de España a partir de fuentes cercanas a las negociaciones del crédito, los dos bancos españoles han puesto 1,080 millones de euros cada uno. Esta misma cuantía también la han aportado Bank of America Merrill Lynch, Crédit Agricole y Goldman Sachs. Pero a éstos se suman otros ocho bancos que han ejercido el rol de coordinador global de la operación (bookrunner) y que han aportado un volumen superior, de 1,825 millones cada uno (ver gráfico adjunto). En total, la suma llega a 20,000 millones de euros.

La presencia de los grandes bancos de inversión en esta operación tiene lógica porque, previsiblemente, serán los que, a su vez, coloquen los bonos de la compañía en el futuro cercano. Es decir, se van a aprovechar de lo que se conoce como cross selling (venta cruzada), lo que les acabará reportando unas jugosas comisiones.

Emisiones de bonos

La percepción del mercado sobre la compañía ya ha mejorado bastante en las últimas semanas, debido, entre otros factores, a la firma de este crédito. Por ejemplo, los bonos híbridos que lanzó la financiera de Volkswagen en marzo, por importe de 1,400 millones de euros, se colocaron con un cupón del 3.5%, pero tras conocerse el escándalo llegaron a cotizar en niveles cercanos al 5.8%, azhora, se sitúan en el 4.765 por ciento.

El tipo que aplicarán los bancos a este préstamo está todavía por determinar, según señalan fuentes conocedoras de la operación. Es decir, continúa negociándose puesto que la compañía está sufriendo rebajas de ráting por parte de las agencias que tienen un impacto directo sobre los costes finales.

NOTICIA: Cadena de errores, fraude de motores diésel en VW

El último escalón lo bajó Volkswagen a principios de este mes, cuando Standard & Poor's rebajó su ráting hasta BBB+. El tipo de interés que pagará la automovilística por el préstamo está ligado a la calificación que tenga en cada momento y por eso el coste ha aumentado, y lo seguirá haciendo si vienen más rebajas, aunque fuentes cercanas a los bancos prestamistas descartan que la caída vaya a ser tan aguda como para llegar hasta el grado especulativo o de alto riesgo (por debajo de BBB-).

En ese caso, la subida de coste sería radical, pero el escenario actual es diferente y las mismas fuentes apuntan a que el tipo de interés que pagará Volkswagen no estará muy lejos del que abonan en España compañías con rátings parecidos. "No será un préstamo sindicado caro", apuntan fuentes cercanas a la negociación.

"El mercado alemán de préstamos sindicados es muy agresivo", señala un experto financiero. "Volkswagen puede tener que pagar una prima por la situación en la que se encuentra, pero será muy pequeña. Los precios no van a ser muy diferentes a los que abonan en España empresas como Telefónica o Iberdrola", añade.

NOTICIA: ¿Qué representa Volkswagen para el mundo?

Estas dos compañías han refinanciado este año préstamos sindicados y han logrado de la banca diferenciales de 45 puntos básicos sobre euribor. Volkswagen podría afrontar unos costes cercanos a los 150 millones de euros entre comisiones y el pago de los intereses que supondrá este préstamo, en función de las condiciones finales.

Con este crédito se le da oxígeno a la empresa para que vaya cubriendo los costes del escándalo. Volkswagen ha dispuesto por ahora de unos 6,500 millones de euros, pero está pendiente de posibles sanciones multimillonarias a uno y otro lado del Atlántico.

erp