El salario mínimo no debiera establecerse por decreto, sino liberalizarlo para permitir su recuperación hasta alcanzar 16,400 pesos (mensuales), y así hacer de éste un salario mínimo constitucional ideal, dijo el doctor Miguel Santiago Reyes Hernández, director del Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Aumentar el salario mínimo (que aproximadamente es de 2,191 pesos al mes) es una de las tres acciones específicas propuestas por el Observatorio de Salarios, cuyo Informe 2016, elaborado y auspiciado conjuntamente por el propio observatorio y el Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad (Equide) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, fue dado a conocer por el doctor Reyes.

El investigador mencionó, por otra parte, que la desigualdad en los salarios se manifiesta a favor de los hombres casados, y en contra de las mujeres, como muestran las siguientes cifras: salario promedio mensual: 7,365.60 pesos; salario promedio mensual, casado: 7,807.54 pesos; salario promedio mensual, informal: 6,629.04 pesos; salario promedio mensual, mujer: 6,187.11 pesos.

OPINIÓN: Subir salarios, pero no al estilo Venezuela

Asimismo, dijo que aunque a partir de la crisis económica de 2008-2009 la jornada laboral en promedio en México aumentó de 8 a 8.6 horas al día, no hubo incremento en las remuneraciones. Y es que no hay una relación entre productividad y salarios, pues en México la productividad va a la alza y tiene un diferencial promedio mayor que el de los países desarrollados, pero no hay un aumento salarial de acuerdo a esa productividad.

Mientras sigan estas condiciones de distribución, o de redistribución inequitativa, no se vislumbra una mejora en las condiciones de vida de la población asalariada. De toda la producción que se genera en México, el 74% se queda en capital (empresarios), y el 26% en trabajo (trabajadores); cuando el 75% de la población ocupada son trabajadores .

Por eso el académico de la Ibero mencionó que hay que establecer mecanismos distintos de reparto de la productividad, para que la recuperación del salario mínimo y el salario en general no sea sólo por cuestiones coyunturales (como la caída del precio del petróleo y su impacto en las materias primas), sino que parta de la redistribución de las condiciones productivas.

Pero en tanto eso sucede, explicó que la inflación esperada está amarrando a los salarios mínimos y promedios, porque se establecen los aumentos salariales mínimos de acuerdo al aumento de la inflación esperada, y los aumentos en los salarios promedio de acuerdo a los aumentos en salario mínimo; lo que hace imperante que para tener un aumento en el salario mínimo este sea desindexado de la inflación.

NOTICIA: Realizarán primer estudio sobre brecha salarial de género en el país

mfh