El éxito o fracaso en la Ronda Uno de licitaciones para explotación de hidrocarburos dependerá de los criterios que vaya a utilizar la Secretaría de Hacienda a la hora de decidir en qué proporción compartirá la renta petrolera con los operadores, indicó Carlos Huerta, especialista del sector petrolero.

El actor clave será la Secretaría de Hacienda, que tendrá que decidir hasta dónde está dispuesta a compartir la renta petrolera con los nuevos participantes, con el propósito de hacer atractiva la Ronda Uno , dijo.

Huerta explicó que el día en que se abran los sobres con las propuestas económicas de las petroleras, la SHCP tendrá su propio sobre donde establecerá hasta dónde está dispuesta a capturar la renta petrolera. La licitación será exitosa si las empresas están dentro del rango que establece.

Para lograr este equilibrio entre mayor captura de renta petrolera y hacer atractiva la Ronda Uno, en un contexto de precios del petróleo deprimidos, será todo un arte... , dijo.

Dijo que la ronda es el corazón de la reforma energética en exploración y extracción de hidrocarburos, por eso es que no se va a detener más que en un área donde los altos costos reducen la viabilidad de los proyectos.

En el caso del shale oil y el shale gas, un barril tiene un costo de por lo menos unos 40 dólares y en el caso de Chicontepec, una zona muy complicada, los costos pueden ser de hasta 30 dólares, por eso es que hay una gran relevancia en estos dos tipos de productos y lo que se vaya a hacer con ellos en el marco de la Ronda Uno.

luis.carriles@eleconomista.mx