La Secretaría de Hacienda aseguró que no otorgará ningún apoyo económico extraordinario a Petróleos Mexicanos (Pemex) para solventar la situación que enfrenta por la caída del precio del crudo a nivel internacional y la baja en la nota crediticia de la calificadora Moody’s, afirmó Luis Videgaray, el titular de la dependencia.

El funcionario expuso que Pemex cuenta con menores ingresos por la baja de hasta 66% en el precio internacional del petróleo, pero que debe enfrentar la situación como empresa productiva del Estado.

El presupuesto de Pemex ha sido aprobado ya por la Cámara de Diputados bajo principios de la reforma energética; se separó del control presupuestal directo de Hacienda a Pemex, lo mismo que a CFE. Ahora quien toma las decisiones financieras respecto de Pemex es su propio consejo de administración , dijo luego de asistir a la firma del Convenio de Cooperación para la Competitividad, Promoción, Desarrollo y Modernización del Comercio Exterior.

Sin embargo, el acuerdo entre la petrolera y el gobierno federal era que, de llegar a un convenio con el sindicato para conseguir ahorros en el régimen pensionario, Hacienda otorgaría un peso por cada tres que se ahorren. El convenio con el Sindicato ya fue signado y el apoyo se otorgará en bonos a más tardar en agosto del 2016.

rmorales@eleconomista.com.mx