La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no fue la que solicitó un interventor en el concurso mercantil de Mexicana de Aviación, sino los acreedores de la aerolínea.

Dionisio Pérez Jácome, titular de la SCT, explicó que la figura de un interventor está prevista en la Ley de Concursos Mercantiles para apoyar en la recta final.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Aeropuertos y Servicios Auxiliares y el Banco Nacional de Comercio Exterior, que en conjunto reúnen 17% de los pasivos de Mexicana, fueron los acreedores que solicitaron al interventor.

Pérez Jácome dijo que son los acreedores los que a lo largo del proceso han venido analizando su responsabilidad fiduciaria y han tomado decisiones.

Entre las tareas a realizar por White & Case está analizar y vigilar el concurso mercantil de la línea aérea.

SOBRECARGOS, EN DESACUERDO

La Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación de México manifestó su total inconformidad ante la SCT por la designación del despacho White & Case como interventor para el concurso mercantil de Mexicana de Aviación, pues debido a que White & Case históricamente ha sido proveedor de servicios legales para otras aerolíneas y algunos de sus abogados prestaron sus servicios al Grupo Cintra, lo que claramente constituye un total conflicto de intereses .

[email protected]