La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) rechazaron que haya una saturación de slots en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y que la ineficiente designación de los mismos genere un sobrecosto de 3,000 millones de dólares al año en el precio de los boletos, como lo refirió el director de Enlace de la Comisión Federal de Competencia Paolo Benedetti, el jueves pasado.

En un comunicado, la SCT refirió que los horarios de aterrizaje y despegue en todo el país se asignan de acuerdo con criterios que privilegian la seguridad operativa de la industria aeronáutica.

Cualquier aerolínea que solicite aterrizar o despegar recibe una asignación; de ahí que pareciera inadecuado suponer que los boletos pudieran encarecerse por el esquema de asignación de horarios , agregó.

En tanto, la representación de las aerolíneas comunicó que los criterios actuales de asignación han permitido el ingreso de nuevos transportistas al aeropuerto, por lo que es falso que los pasajeros que lo utilizan paguen un sobrecosto.

ACEPTAN SUGERENCIA

Sin embargo, la SCT y la Canaero coincidieron en la necesidad de revisar la política de asignación de slots para hacer un mejor uso de los mismos y adoptar las mejores prácticas al respecto.

La Cámara ha expresado reiteradamente la necesidad de mejorar y hacer más eficiente la normatividad asociada a la asignación de horarios de aterrizaje y despegue en los aeropuertos del país.

Para el director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Gilberto López Meyer, los 3,000 millones de dólares representan una cifra similar, en números redondos, a los ingresos totales del AICM.

Aseguró que, debido a que la dependencia es un actor relevante en el sector, hay interés de conocer la lógica detrás del análisis que realizaron la CFC y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos porque, a pesar de que se trata de instituciones expertas, son números que a nosotros nos sorprenden. Nos gustaría entender cómo los obtuvieron .

López Meyer consideró que probablemente en el estudio hay cifras que no están actualizadas porque ahora el aeropuerto solamente tiene saturación en dos franjas (8 a 9 de la mañana y 6 a 7 de la noche) y que las salidas de Mexicana de Aviación y Aviacsa disminuyeron dicha presión.

[email protected]